Wall Street|30 de agosto de 2021

Warren Buffet cumple 91 años: revivimos sus mejores frases y consejos

El oráculo de Omaha cumple años y aprovechamos para recordar sus tan sabias frases.

Por Simón Salas Seeber

 

El cumpleaños de Warren Buffet es una gran excusa para compartir la sabiduría del legendario inversor.

 

El "Oráculo de Omaha" ha construido una fortuna a lo largo de su carrera. Hoy en día, su valor neto alcanza los 83 billones de dólares, y podemos afirmar que esto está lejos de ser casualidad.

 

Buffet es conocido por no ser celoso de su conocimiento. Durante toda su vida, siempre ha compartido los secretos y consejos que cree más importantes para ser exitoso en el mundo financiero, y también en la vida.

 

A continuación, algunas de las tantas frases que ha declarado el inversor y que nos pueden ayudar, ya sea en los negocios como en la vida:

 

“El mercado, como el Señor, ayuda a los que se ayudan a sí mismos. Pero, a diferencia del Señor, el mercado no perdona a los que no saben lo que hacen”.

Warren siempre creyó que el mercado de valores está ahí para hacerle rico si sabe lo que hace, pero si no sabe lo que hace no tendrá compasión en hacerle pobre. La ignorancia mezclada con la avaricia se convierte en el material del que están hechos los desastres financieros.

 

“No hace falta hacer cosas extraordinarias para obtener resultados extraordinarios”

Warren siempre aspiró a obtener un retorno del 20% anual, no del 200%. Invertir $100.000 dólares a 20 años al 20% anual resultará en 3,8 millones de dólares, y si se mantienen por 30 años, se convertirán en 23,7 millones. Siempre fue un profeta de la paciencia; pensando en el valor que se generará en el largo plazo y aprovechando la magia del interés compuesto se pueden lograr grandes cosas.

 

“Soy mejor inversor porque soy hombre de negocios, y soy mejor hombre de negocios porque soy inversor”

La visión empresarial es un valor que siempre Warren destacó. Las empresas que ostentan el monopolio de los consumidores son las que disponen de ventaja competitiva y producen los mejores resultados, y es por ello que comprender desde el punto de vista empresarial cuáles son estas empresas es fundamental para elegir los caballos ganadores.

 

“Solo cuando baja la marea descubres quién se bañaba desnudo”

En un mercado alcista es fácil ver como todos ganan dinero y hace parecer cosa fácil al hecho de invertir. Cuando se calman un poco las cosas y los precios paran de subir tanto, se ve quién invirtió en las acciones que realmente valen lo que se pagaba por ella. Lo que es más difícil es descubrir quién se baña desnudo antes de que baje la marea. 

 

“Si siempre acertaras en el hoyo al primer golpe no tardarías mucho en dejar de jugar al golf”

Esta frase resulta motivante para cuando se ha fracasado con algunas de las primeras inversiones. Cuando el trabajo es un reto cobra interés y permite desarrollarse como profesional, fomentando la creatividad para mejorarse día a día. 

 

“No puedo participar en 50 cosas a la vez con ese método de inversiones tipo arca de Noé, ya que acabas teniendo un verdadero zoológico. Diversificar es un escudo frente a la ignorancia, no tiene demasiado sentido para aquellos que saben lo que hacen”

Contrario al consejo clásico de diversificar lo más posible, Warren prefiere posicionarse en pocos frentes que conoce muy bien, así las inversiones son propiamente inversiones y no apuestas. 

 

Esta es una de las razones por las que en Berkshire Hathaway el 75% de su portfolio está concentrado en cinco compañías: Apple, Bank of America, American Express, Coca Cola y Kraft Heinz.

 

“Simplemente intentamos ser temerosos cuando los otros son codiciosos y codiciosos solo cuando los demás se muestras temerosos”

Ir en contracorriente al sentir del mercado en general le ha brindado grandes beneficios. Siendo racional en los momentos de miedo y prudente en los de euforia, Warren se ha ahorrado incontables dólares y ganado tantos otros.

 

En 1969, a finales de la década de los 60 con el mercado al alza, Warren pensó que las acciones estaban tan sobrevaloradas que decidió dejar de invertir. En 1973-74 el mercado de valores se había reservado tanto que las acciones se vendía a precios bajísimos, y fueron estas las que lo ayudaron a hacerse multimillonario.

 

“Nuestro método es muy sencillo, simplemente intentamos comprar a precios interesantes negocios con una situación económica subyacente buena o excelente, dirigidos por personas capaces y honradas, ni más ni menos”

Comprender los negocios es una de las claves del éxito de Warren. Si no los entendiera no podría determinar si su situación económica a largo plazo será buena, si está dirigida por personas competentes y si el precio de venta resulta atractivo. 

 

Si te quedaste con ganas de más, te compartimos el siguiente hilo de Twitter, que reúne 91 frases del Oráculo.

 

 

 

Para conocerlo más íntimamente, recomendamos el documental "Becoming Warren Buffet".