Herramientas de inversión|21 de abril de 2021

Warrants de IRSA: Diferencias y Similitudes con las Opciones

Por José Luis Pavesa

Asesor Financiero Wealth Manager

 

A propósito de la emisión de nuevas acciones que está llevando a cabo la empresa inversora en bienes raíces IRSA, no está de más explicar el significado y la utilidad de estos instrumentos financieros.

 

Los warrants de acciones, al igual que las opciones, son derivados financieros que dan el derecho pero no la obligación a comprar o vender acciones de una determinada empresa a un precio establecido y antes de una determinada fecha de expiración.

 

 

También, al igual que las opciones, existen warrants de compra (dan el derecho a comprar la acción) y warrants de venta (dan el derecho a venderlas).

 

Ahora bien, ambos instrumentos no son exactamente iguales y tiene varias diferencias significativas:

 

Por un lado, los warrants son emitidos directamente por la empresa y no pueden ser emitidos o “lanzados” por otros inversores como lo son las opciones. Esta es la diferencia fundamental, ya que cuando el warrant es ejercido por su tenedor automáticamente se emiten nuevas acciones en circulación de la compañía en cuestión, es decir, aumenta el outstanding. Mientras que al ejercer un call (opción de compra) se están intercambiando entre inversores acciones ya emitidas y en circulación, es decir, no se altera el outstanding. Por lo tanto, podemos decir que los warrants son una fuente de fondeo de las empresas, ya que al ser ejercidos se emiten nuevas acciones y se capta dinero del público inversor.

 

Otra diferencia entre ambos instrumentos es que, los warrants se emiten con plazos de expiración mucho mayores que las opciones. Generalmente, tienen plazos de entre 5 y 15 años, mientras que las opciones no superan los 3 años. Esto se ajusta al perfil de inversor de largo plazo.

 

Otra diferencia es que, las opciones están listadas y se negocian en bolsas organizadas, mientras que los warrants se negocian en forma bilateral en mercados extrabursátiles u OTC (over the counter).

 

En el caso de IRSA, la empresa está ampliando su capital social y emite 80 millones de nuevas acciones ordinarias, alrededor de un 13,8% de las 578 millones en circulación actuales.

Estas nuevas acciones podrán ser suscriptas por los tenedores de los cupones de suscripción preferente, los cuales son otorgados a los accionistas actuales de la empresa y luego habilitados para negociarse e intercambiarse en la bolsa local.

 

Pero además, quienes suscriban las nuevas acciones recibirán como premio o “endulzante” 1 warrant por cada acción suscripta, lo que le dará derechos a comprar nuevas acciones a un precio determinado y antes de una fecha establecida.

 

Las condiciones de emisión de estos warrants son las siguientes:

 

 


 

Y se podrán ejercer en ventanas de 90 días durante los 5 años de duración de la opción.

 

Quien no sea un actual accionista de IRSA, pero tenga interés en suscribir estas nuevas acciones, además de los warrants incluidos, lo podrá hacer comprando los cupones o derechos de suscripción preferente que se negocian a través de plataformas de trading como la de Bull Market Brokers.