Herramientas de inversión|03 de marzo de 2021

La importancia de tu perfil del inversor

Por Esteban Darío Linares

Asesor Financiero. Agente Productor. Lic. en Administración de Empresas

 

Últimamente, cuando un cliente se acerca entusiasmado con empezar a invertir y me indica que quiere comprar criptomonedas, Cedear o alguna acción específica, lo primero que le pregunto es si conocen el instrumento en el cual quieren invertir y, si conoce su perfil.

 

Casi el 80% de las veces, los clientes me contestan lo siguiente: “¿Mi perfil?”

 

Es importante entender que al momento de invertir no solamente debemos llevarnos por la euforia del momento, lo que nos comentaron otras personas y mucho menos poner dinero por poner.

 

Invertir no consiste solamente en colocar dinero en algún activo financiero, esperar que este suba para posteriormente venderlo y hacerse de las ganancias.

 

Mi trabajo como asesor financiero es explicarles a las personas que, antes de empezar, lo primero que tienen que realizar es un perfil del inversor.

 

El perfil del inversor es un test que contiene diversas preguntas con el fin de determinar tres tipos de perfiles básicos según sus respuestas:

 

  • Perfil Conservador: El inversionista conservador se caracteriza por su aversión al riesgo. Valora mucho la seguridad y procura asumir el menor riesgo posible, por lo que suele preferir inversiones que le reporten rendimientos estables, de poco rendimiento, pero con bajos niveles de volatilidad.
  • Perfil Moderado: El inversionista moderado tolera un nivel mínimo de volatilidad. Busca obtener buenos rendimientos, pero sin asumir demasiado riesgo. Procura mantener un balance entre rendimiento y seguridad. Suele invertir a mediano o a largo plazo.
  • Perfil Agresivo: El inversionista con perfil agresivo busca obtener altos rendimientos, pero está consciente de que este mercado es muy sensible a la volatilidad, suele asumir riesgos y siempre buscará oportunidades mediante una estrategia dinámica. Por lo general, este tipo de inversionista posee un alto conocimiento del mercado y su horizonte es de largo plazo.

Esta prueba no solamente nos indica, a grandes rasgos, cómo se comporta una persona al momento de entrar al Mercado, sino que también nos puede guiar o dar pautas importantes sobre las personas con respecto a:

 

  • Aversión al riesgo: Que tanto puede soportar una merma en su dinero.
  • Horizonte Temporal: Lapso que la persona desea invertir (6 meses, 2 años, 10 años, etc.)
  • Liquidez: es la capacidad de poder hacerse con el dinero fácilmente.

Estos test se los puede encontrar fácilmente en portales de internet o bien, en el mismo Bróker, como Bull Market, pueden hacerlo ya que la Comisión Nacional de Valores dispuso de carácter obligatorio la realización del mismo.

 

Para que sirve el Perfil

 

 

El perfil le permite tanto al inversor como al asesor financiero poder conocer más a fondo a la persona. Asimismo, permite dar una mejor recomendación de instrumentos a invertir en base a su perfil.

 

No es recomendable, para un perfil conservador, invertir en futuros, opciones o acciones. Mientras que una persona con perfil agresivo, no le interesa invertir en cauciones bursátiles.

 

O bien, si queremos ver un ejemplo más diario, no es lo mismo una persona soltera de 26 años que tenga un excedente de dinero el cual no le interese perder a un padre de familia que desee invertir una parte de sus ahorros para dejarlos a sus hijos en un futuro.

 

 

 

Conclusión

 

 

 

Es de suma importancia tanto para la persona que invierte como para su asesor financiero realizar este tipo de test el cual conlleva muy poco tiempo y es muy útil al momento de invertir.

 

Se debe tener en cuenta que una persona no siempre se mantiene en un perfil en particular, sino que puede ir cambiando, dependiendo de sus conocimientos, su situación financiera o por situaciones políticas, económicas, de salud, etc. El ejemplo más claro de cambio de perfil fue a principios de la pandemia, donde perfiles más moderados liquidaron sus tenencias para resguardarse a activos más conservadores hasta que se pudo tener más certezas sobre la situación sanitaria. Volviendo a tomar un perfil más moderado o incluso agresivo cuando se conoció la vacuna contra el COVID-19.