Acciones|17 de enero de 2022

Goldman Sachs destruye una famosa teoría bursátil

El ratio CAPE de Robert Shiller podría no ser tan útil y eficaz como parece.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

Históricamente, los inversores se han basado en el famoso ratio CAPE para tomar decisiones de inversión en acciones. Este ratio, que significa precio-beneficio ajustado cíclicamente, fue popularizado por el ganador del Premio Nobel de Economía Robert Shiller y consiste en tomar el precio del S&P 500 y dividirlo por el promedio de diez años de ganancias.

 

Cuando el CAPE está por arriba del promedio de la década, se estima que el mercado está caro o sobrevalorado; cuando está por debajo, se cree que está barato o infravalorado.

 

Sin embargo, a pesar de que se trata de una métrica, en principio, confiable y sensata, recientemente Goldman Sachs afirmó que no funciona porque es falso el supuesto principio de que las valoraciones tienen que revertir a la media.

 

"Si bien las valoraciones son importantes en nuestra caja de herramientas para estimar los rendimientos futuros de las acciones, debemos disipar el mito que se repite con frecuencia de que las valoraciones de las acciones están revirtiendo a la media", comentaron los analistas de la entidad financiera.

 

Para los especialistas, el error está en creer que "la reversión a la media supone que las métricas de valoración del mercado son estacionarias y sus medias a largo plazo no cambian".

 

Posteriormente, sentenciaron firmemente que no han encontrado ninguna evidencia estadística de reversión a la media en el ratio precio-ganancias ajustado cíclicamente y explicaron por qué existen límites superiores e inferiores en esta teoría.

 

"Las valoraciones de acciones son una serie de tiempo acotada: hay un límite superior ya que las valoraciones no pueden alcanzar el infinito, y hay un límite inferior ya que las valoraciones no pueden ir por debajo de cero. Sin embargo, tener límites superior e inferior no implica que las valoraciones sean estacionarias y vuelvan a la misma media a largo plazo", detallaron.

 

Para finalizar su informe, concluyeron que hay solo un 26% de confianza en que el CAPE funcione y un 74% de que no lo haga, cuando el umbral tradicional para considerar una relación estadísticamente significativa es del 95%.