Ahorro|12 de abril de 2022

Si el Dólar sube, todos compran; Si el Dólar baja, nadie compra

En economía se suele decir que cuando sube el precio de un bien, baja la demanda y, por el contrario, cuando baja el precio, sube la demanda. Increíblemente, en el dólar es al revés.

Por Matías Daghero

Agente Asesor Global de Inversión, Presidente de @closingbelladv

 

Cuando sube el dólar está en boca de todos. No se puede prender el televisor o leer el diario sin ver enormes carteles de que se dispara el dólar. Ahí es cuando salen todos corriendo a comprar. En tiempos como el actual, en el que el dólar estuvo bajando, pasa al revés, nadie quiere comprar. Esto desafía todas las teorías económicas, porque parecería que un dólar barato debería generar interés en comprarlo. Sin embargo, en estos momentos muchos inversores no están aprovechando este dólar en oferta.

 

Esto es bastante llamativo porque, por ejemplo, si quisiéramos comprar un televisor o un celular, esperaríamos a un descuento u oferta. Bueno, con el dólar pasa exactamente al revés. El precio de oferta genera desconfianza mientras que la disparada funciona como la mejor propaganda para su venta.

¿Por qué ocurre esto?

 

Un tranquilizante muy caro

La mayoría de los argentinos sale corriendo a comprar dólares cuando sube porque eso les hace sentir cierta tranquilidad. Pero esta tranquilidad puede costar muy cara. Quien compró dólares a $3,75 en octubre 2002 en medio de una crisis sin precedentes tuvo que esperar hasta 2009 para que volviera a estar al mismo valor. Sí, casi 7 años sin llegar a recuperar el precio de compra. En el imaginario argentino el que compra dólares nunca pierde, pero repasando la historia de los precios se ve algo bien diferente.

 

Es que el momento para protegerte no es en medio de la tempestad sino antes. En el siguiente gráfico se ve la evolución del dólar MEP en los últimos 4 años, mes a mes:

 

 

 

La gente piensa que el dólar siempre va subiendo. Bueno, viendo el gráfico anterior, se ve que la realidad es bien distinta. El dólar se mueve de a saltos y en muchos momentos tiene grandes caídas. El problema es que justamente en esos picos es cuando la gente suele salir corriendo a comprar dólares cuando debería ser al revés.

Si miramos la evolución que viene teniendo en el año 2022 podremos notar que se trata de un movimiento similar al del 2021, donde hizo su piso en marzo y su techo en noviembre.

 

Excelente oportunidad para dolarizar carteras

La baja actual del dólar MEP difícilmente refleje que nuestra moneda, el peso argentino, se está haciendo más fuerte y que tenga perspectivas de mejorar su poder adquisitivo. Para que eso pase, tendrían que darse indicadores de crecimiento económico, empleo y aumento de la productividad que no se ven por ningún lado. En medio de una emisión descontrolada y una inflación galopante, es de esperar que en algún momento el dólar vuelva a saltar.

 

Ahí es cuando surge la oportunidad para quien tenga pesos excedentes de dolarizar su portafolio a precios de oferta. Como vimos anteriormente, si esperás a estar en el medio del salto para comprar, corrés el riesgo de pagar un precio muy caro por los dólares.

 

Lo que sí no recomendamos nunca es comprar los dólares para dejarlos quietos en el colchón o caja de seguridad. Es que, con la inflación de Estados Unidos en números no vistos desde los ´80, el dólar se sigue depreciando, por lo que no es buen negocio. Entonces, ¿Qué alternativas tiene el mercado de capitales para dolarizar tu cartera?

 

Para perfiles de conservador a moderado, existen buenas oportunidades en obligaciones negociables, que son bonos de empresas que pagan dólar billete. Además de la baja del dólar, han subido sus rendimientos por lo que se pueden encontrar rendimientos superiores al 10% en dólares en empresas como Irsa y Cresud.

 

Para inversores de moderados a agresivos, que puedan tolerar algo de volatilidad, se puede comprar Cedears, que son acciones de empresas del exterior. Actualmente incluso se puede acceder a opciones diversificadas como los Cedears de ETF que permiten invertir en las 500 mayores empresas de los Estados Unidos con menos de $10.000.

 

En los dos casos se pueden comprar con pesos o dólares, pero la evolución siempre estará atada al precio del dólar. Con esto no te estoy diciendo que salgas a comprar Obligaciones Negociables o Cedears. Siempre antes de invertir es fundamental informarse y también se puede buscar el asesoramiento de un profesional que te ayude a elegir los instrumentos que mejor se adapten a tu perfil.

 

La tentación de comprar dólares en momentos en que da grandes saltos genera que muchas personas terminen pagando un precio muy alto por sus dólares. Como en todos los bienes, comprar en precios de oferta puede hacer la diferencia en el largo plazo para quienes puedan aprovechar las oportunidades existentes.