El secreto para ganar dinero

A la hora de invertir, hay que tener mucho cuidado con lo que seestá pagando. Realizar un análisis pormenorizado de la relaciónriesgo/beneficio nos puede salvar muchas veces, pero hay unsecreto en particular a tener en cuenta.

Por Guillermo Poplavsky

Digital Business Manager

 

Un viejo socio de la Bolsa, Remo Gionco, una vez me dijo que para poder invertir, se necesitan las “3 P”, con el perdón de las damas: “Plata, Pelotas y Paciencia”.

 

Plata: Porque sin plata no podemos arrancar a invertir. El dinero es la materia prima que necesitamos para comenzar a trabajar en este negocio.

 

Pelotas: No se refiere a que hay que ser hombre para poder invertir, de hecho hay mujeres que manejan el dinero mucho mejor que los hombres. No se trata del género, sino del coraje. De poner esa plata, esos ahorros que tanto costaron conseguir en algo sobre lo cual se tiene certeza, pero también incertidumbre.

 

Paciencia: Porque al igual que una planta, hay que darle tiempo a esa inversión. Para que dé ganancias, hay que dejarla madurar, como se deja madurar una fruta antes de comerla.

 

“La paciencia es un árbol de raíces amargas, pero de un fruto muy dulce”

La paciencia paga más que los intereses

Matemáticamente, mantener una inversión en el tiempo puede ser más beneficioso que una mayor tasa de interés. Esto se puede ver claramente en la fórmula del interés compuesto:

 

Cf = Ci (1 + i) n

 

Donde

 

Cf : Capital al final del período

 

Ci : Capital al inicio del período

 

i: tasa de interés

 

n: período del ahorro

 

Pero psicológicamente, tener altas ganancias en un plazo corto de tiempo, puede transformarse en la peor primera experiencia que le puede pasar a un inversor novato, porque las ganancias endulzan y generan una falsa ilusión sobre los riesgos del Mercado.

 

Esa falsa ilusión, genera una codicia en la mente del inversor que piensa que la Bolsa es para ganar plata fácil y con bajo riesgo, cuando en realidad se debe a que simplemente ingresó en la etapa alcista del Mercado.

 

El ciclo de vida del mercado

Podemos distinguir el ciclo de vida del mercado en cuatro fases o etapas:

 

  • Fase de Acumulación

Está caracterizada por un bajo interés en el activo. Muy pocos hablan de él o lo analizan, pero no lo recomiendan. No tiene grandes movimientos de precios, pero está muy barato en relación a su balance; y es que se trata de una empresa que ha perdido market share en su industria, o mismo se trata de una industria que quedó obsoleta en tecnología.

 

Aquí suelen ingresar los inversores institucionales, aprovechando los bajos precios con la intención de adentrarse en el negocio a largo plazo. El principal interés puede ser político, de manejar el rumbo de la empresa, ya que el rédito económico no es actualmente muy bueno.

 

Otra señal clara sobre esta etapa del mercado, es que la misma empresa recompra sus acciones. En las pantallas de cotizaciones podemos verlo con mucho volumen, a un bajo precio.

 

  • Fase Alcista

Aquí comienza a crecer el interés por el activo, a medida que va presentando una mejora en los balances y se van lanzando productos y servicios innovadores, comienzan a aparecer las primeras recomendaciones de compra. Crece el volumen de operaciones y los precios comienzan a incrementarse gradualmente, con mínimos y máximos cada vez más altos.

 

En esta etapa del Mercado suelen aparecer los traders, aquellos que se basan en el análisis fundamental y análisis técnico aprovechan el envión para ganar un buen porcentaje de ganancias.

 

Para el analista técnico, la mejor señal para el comienzo de esta fase alcista puede ser el precio cotizando por encima de la media móvil de 200 ruedas.

 

  • Fase de Distribución

El buen humor reina en el Mercado, esta etapa suele coincidir con el mejor momento de la economía. De esta manera, solo existen recomendaciones de compra que generan un mayor interés por el activo.

 

Se hace famoso y se promociona por todos los medios de comunicación, entonces muchos inexpertos atraídos por las jugosas ganancias obtenidas, ingresan aquí sin tener en cuenta los riesgos, pensando que van a hacerse millonarios de la noche a la mañana.

 

El precio es cada vez más alto y crece exponencialmente. El volumen de operaciones creció fenomenalmente, y es que aquellos institucionales que compraron cuando nadie quería estas acciones, ahora las están vendiendo. Incluso la misma empresa sale a colocar nuevas acciones a la Bolsa aprovechando los altos precios.

 

La cotización refleja un buen porvenir para la empresa, por lo que los ratios de Mercado son altísimos.

 

  • Fase Bajista

Luego comienza la volatilidad y el precio comienza a bajar. Es muy difícil poder darse cuenta de esta etapa del Mercado, pues los precios caen en picada en muy corto tiempo, dando la sensación de que se trata de un movimiento contra tendencial para darle más impulso a la suba.

 

Sin embargo, no… Sólo hay rebotes de corto plazo y el precio sigue cayendo fuertemente, aparentemente sin motivo. No da tiempo a salir, y se aplica el “sálvese quien pueda”.

 

En cuanto empiezan a aparecer los primeros resultados o noticias negativas ya es muy tarde, los precios cayeron entre 20 y 50%, ya nadie está interesado en él y comienza nuevamente la fase de acumulación.

 

“Por lo general, el inversor novato promedio suele ingresar al mercado en la fase de distribución, alentado por las grandes ganancias a muy corto plazo que se vienen dando en el activo, pero luego comienza la fase bajista y termina perdiendo".

Un baldazo de realidad

Ahora, quisiera que piensen en un activo que actualmente estuvo en fase de distribución, inflado por un grupo de gente y promocionado por los medios de comunicación como una “declaración de guerra contra Wall Street”, haciendo creer al común de la gente que se estaba haciendo quebrar a los grandes fondos de inversión que estaban shorteados. Vean y traten de identificar las etapas del mercado en el siguiente gráfico de GameStop (GME).

 

 

 

Se puede ver claramente el despegue de la cotización por encima de 25 dólares y cómo creció el volumen por encima de 50 dólares, hasta llegar a los 400 en muy pocos días, para luego caer a 53,50 en apenas 4 días, un baldazo de realidad para quienes ingresaron en el máximo.

 

Ahora que saben que la paciencia es el don de los sabios, y que las acciones se compran pensando en el largo plazo; es momento de hacerle un favor a sus hijos menores y comprarles acciones de empresas argentinas ahora que nadie las quiere, pensando en el largo plazo.

 

No te pierdas en mi próxima columna, cuales son las empresas y alternativas más recomendables para hacerlo.