Empresas|24 de mayo de 2022

Empresas argentinas se ven obligadas a refinanciar su deuda por las restricciones cambiarias

Cuáles son las empresas argentinas que ya comenzaron a refinanciar la deuda por medidas regulatorias del Banco Central.

Por Francisco Cotti

 

Las empresas argentinas están comenzando a refinanciar la deuda que vence el próximo año, a medida que pierden la fe en que el Banco Central eliminará las restricciones que limitan su acceso a dólares.

 

Compañías que incluyen a IRSA Inversiones y Representaciones, la empresa inmobiliaria más grande del país, y Edenor, el mayor distribuidor de energía, han anunciado acuerdos en las últimas semanas para refinanciar bonos que vencen el próximo año. El productor agrícola Cresud y el perforador de petróleo y gas Pampa Energía también dijeron en llamadas de ganancias recientes que están considerando refinanciar deuda con vencimiento en 2023.

 

La gran cantidad de acuerdos refleja las expectativas de que el Banco Central extenderá una regla que requiere que las empresas reestructuren o refinancien el 60% de su deuda antes de que puedan acceder a dólares para realizar los pagos del resto de ellas. La regulación, que ha estado vigente desde 2020 y expirará el 31 de diciembre, fue diseñada para proteger las menguantes reservas de divisas de Argentina. A pesar de la regla, el Gobierno sigue enfrentando dificultades para reforzar sus arcas en su objetivo por cumplir con metas fiscales impuestas por el Fondo Monetario Internacional.

 

“A esta altura del año pasado, el BCRA había comprado casi US$5200 millones de reservas mientras que este año lleva comprados solamente US$780 millones”, dijo María Moyano Hidalgo, analista de renta fija corporativa de Adcap en Buenos Aires. “Las compañías tienen que considerar ese riesgo y prepararse si efectivamente las normativas se extienden”, indicó.

 

Ahora puede ser el mejor momento para que las empresas ofrezcan canjes de deuda, ya que las arcas del banco central están relativamente más altas después de la temporada de cosecha, según Paula La Greca, analista de renta fija corporativa de TPCG Valores en Buenos Aires.

 

“Las empresas están intentando hacer sus bonos lo más atractivos posibles para obtener la mayor participación posible”, dijo La Greca. “Esto se ve reflejado en que están ofreciendo bonos amortizables, buenos cash sweeteners”, destacó.

 

IRSA está ofreciendo a los acreedores nuevos bonos en dólares con vencimiento en 2028, más un endulzante en efectivo, en intercambio por bonos de su filial IRSA Propiedades Comerciales con vencimiento en marzo de 2023. Edenor informó el 12 de mayo que intercambió más de US$52 millones en sus bonos con vencimiento a fines de este año, y pagó a los inversionistas un endulzante en efectivo.