Gobierno|18 de junio de 2021

Melconian: "Pasar del Plan K a algo sólido, es casi un milagro"

Tras la discusión sobre si Argentina tiene un plan económico, ante la solicitud de que sea “sólido” para poder negociar con el FMI, el economista dio su opinión.

Por redacción

 

El Dr. Carlos Melconian dialogó con Marcelo Longobardi sobre si Argentina tiene un plan económico, ante la solicitud de que sea “sólido” para poder negociar con el FMI. En este sentido, el economista sostiene que la Argentina tiene un plan.

 

El plan de los K: Simplificadamente, son dos pilares. Pilar uno, económico, pero con trasfondo político: “asegurar” alimentos, energía y transporte baratos para todos, la “mesa de los argentinos”. Pilar dos, de raíz macroeconómica: que no falten dólares en la economía para no tener que devaluar. Además, deben sobrar pesos para mantener caliente el consumo y reactivar.

 

Pero “hasta ahora carece de resultados”, señaló el economista. Esta afirmación se basa en las evidencias de que “la economía no crece”. “No tiene inversión, no crece el empleo y tiene inflación”, analizó.

 

Si no hay resultados el plan es más y no menos control, más y no menos cepo, más y no menos atraso cambiario y tarifario, más y no menos cebada de bomba.

 

“La inflación está en un nuevo rango en Argentina, entre 40 y 50”, especificó el Melconian. Por ese motivo, calificó a la inflación como “un ángel” y un “demonio” porque “come el salario”, pero permite le recaudar al Gobierno.

 

Sobre el segundo pilar, que no falten dólares en la economía, detalló que se “empezó con bonistas, deudas en dólares, el sector privado y las provincias”; pero advirtió Melconian que “ahora está transitoriamente atascado” en los “organismos internacionales” como el Club de París y el Fondo Monetario” (FMI).

 

Con todos estos aspectos, se plantea un escenario por “el que se le pide un plan sólido” a la Argentina, especificó Melconian. Antes estas evidencias, sintetizó: “Cómo hacés la pegatina para pasar de plan a algo sólido es un milagro”.

 

La necesidad de un acuerdo entre diciembre y marzo próximos la demandará la propia realidad económica. Este dependencia extrema de la Santa Soja, la falta de horizonte, el aislacionismo, el errado rumbo - país, muestran una gran debilidad macro intrínseca: es un esquema que genera y necesita indefectiblemente inflación para licuar gasto y deuda en pesos. Su política fiscal, monetaria y cambiaria, no la micro, los commodities, la puja distributiva le pone a la macro un nuevo rango inflacionario del 40 al 50% anual. Pasar del Plan a algo sólido es casi un milagro.