Bitcoin|23 de mayo de 2022

Para Christine Lagarde, las criptomonedas "no valen nada"

La presidenta del Banco Central Europeo explicó por qué las criptomonedas deberían regularse.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

Christine Lagarde, la actual presidenta del Banco Central Europeo (BCE) y exdirectora del Fondo Monetario Internacional (FMI), recientemente comentó durante una entrevista que las criptomonedas "no se basan en nada" y que deberían regularse.

 

A la ejecutiva le preocupa que las personas no logren entender los riesgos, lo que puede causar que "pierdan todo" y se "sientan terriblemente decepcionadas". Debido a este motivo, cree que lo mejor es regular las criptomonedas como el resto de activos financieros convencionales.

 

Posteriormente, comentó que su "muy humilde evaluación" es que bitcoin y el resto de criptomonedas "no valen nada, no se basan en nada, no hay un activo subyacente que actúe como un ancla de seguridad".

 

Si bien parece que sus comentarios se oponen al plan de lanzar un euro digital, expresó que el día que haya una moneda digital del banco central (CBDC, por sus siglas en inglés), será garantizada por la entidad monetaria, lo que "es muy diferente a muchas de esas cosas (las criptomonedas)".

 

Esta no es la primera vez que Christine Lagarde se posiciona en contra de las criptomonedas. A principios del 2021, sostuvo que "no hay duda de que el bitcoin ha alumbrado negocios ilegales y ha propiciado operaciones de lavado de dinero", por lo que "las criptomonedas necesitan regulaciones que deben ser acordadas globalmente y de forma multilateral".

 

La última opinión de la presidenta del BCE se da en un contexto muy caótico para el mercado de activos digitales. Desde los máximos históricos hasta la actualidad, el bitcoin acumula una baja de más del 56%; en lo que va del año, del 37%. En tanto, ether retrocedió más de un 58% y Binance Coin, cerca de un 50%.

 

Además, lo sucedido recientemente con las stablecoins luna y terra también impactó en el ánimo de los inversores, ya que muchos de ellos dejaron de confiar en esta clase de criptomonedas, que deberían haber mantenido su paridad con el dólar.