Wall Street|21 de junio de 2022

Euro y Dólar cada vez más cerca de la paridad

De acuerdo con Wells Fargo, la paridad entre el euro y el dólar estadounidense podría llegar en las próximas semanas.

Por Agustín Dirienzo

 

Según Wells Fargo, el euro se acerca cada vez más a la divisa norteamericana y en las próximas semanas podría darse la paridad entre las monedas. De ser así, sería la primera vez en dos décadas que ambas monedas toman el mismo valor. Actualmente el tipo de cambio ronda 1,049 dólares por cada euro.

 

Erik Nelson, asesor financiero de Wells Fargo, dijo que la fortaleza del dólar ha llegado antes de lo esperado, y la paridad ya no es una cuestión que esté en duda, sino que la pregunta es cuándo va a suceder.

 

Según los analistas económicos, una de las razones principales se debe a la política menos agresiva que ha tomado el BCE (Banco Central Europeo), liderado por Christine Lagarde, en comparación con la política monetaria adoptada desde la Fed (Reserva Federal). En consecuencia, las tasas de interés en EE. UU se encuentran muy por encima de las de Europa. Asimismo, Nelson afirma que la recuperación económica del país norteamericano es más fuerte que en toda la eurozona.

 

Es que si bien Lagarde marcó su camino para contener la inflación con una subida de tasas de 25 puntos básicos en julio, y para septiembre proyecta un ajuste del 0,5%, la política de la Fed está siendo muchas más agresiva. Recientemente la Reserva Federal de EE.UU ha aplicado una suba de 75 puntos básicos y es la mayor suba de tasas en casi 30 años: La Fed sube en 75 puntos la tasa de interés.  En estos términos, el Banco Central Europea se muestra más cauteloso ante una recesión y prevé un aumento gradual pero constante de las tasas de interés. Cabe mencionar que sería la primera vez en diez años que el BCE aumentará las tasas.

 

El objetivo de Lagarde es ubicar la inflación europea en un 2,4% para 2024, y para ello la presidenta de la autoridad bancaria indicó que la política monetaria se mantendrá prudente, aunque el camino esté sujeto a modificaciones en los próximos meses.

 

Por su parte, los analistas critican la lentitud del BCE para proteger al euro y una actitud ambigua y poco convincente de Legarde, frente a la consolidación del dólar estadounidense como activo refugio de valor.