Wall Street|23 de septiembre de 2022

El dólar se fortalece y alcanza niveles no vistos en más de 20 años

En lo que va del año, el dólar estadounidense se revalorizó más de un 18% frente a las principales divisas del mundo.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

Para tratar de controlar la inflación, que en junio marcó un pico de 9,1% interanual, la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) comenzó a subir las tasas de interés. Primero, un 0,25%; luego, un 0,50%; posteriormente, tres incrementos del 0,75%.

 

Como consecuencia, el dólar estadounidense se revalorizó frente a las principales divisas del mundo a un ritmo no visto en varias décadas, tal como se refleja en el Índice Dólar o Dollar Index (DXY). En lo que va del año, ya subió más de un 18% y actualmente se encuentra en 113 puntos, lo mismo que en mayo del 2002.

 

Qué es el Índice Dólar

En marzo de 1973, poco después de la finalización de los Acuerdos de Bretton Woods, se creó el Índice Dólar, una medida geométrica ponderada del valor del dólar estadounidense frente a una canasta de monedas extranjeras. Desde su salida, el índice se modificó solo una vez en 1999 como consecuencia del reemplazo de varias divisas de países europeos por el euro.

 

Actualmente, el índice está compuesto por:

 

  • Euro (EUR) - 57,6%.
  • Yen japonés (JPY) - 13,6%.
  • Libra esterlina (GBP) - 11,9%.
  • Dólar canadiense (CAD) - 9,1%.
  • Corona sueca (SEK) - 4,2%.
  • Franco suizo (CHF) - 3,6%.

Por qué es importante el Índice Dólar

El Índice Dólar es fundamental para entender el funcionamiento general del mercado y la economía, en especial si hablamos de mercados emergentes. En épocas de inestabilidad y emisión monetaria estadounidense, tanto los activos financieros como los pertenecientes a la economía real se ven alterados en cuanto a su precio.

 

Tomás Villa, administrador de fondos en Bull Market Asset Management, comentó que "seguir el DXY es clave hoy". "Va cambiando su lectura con los distintos regímenes de mercado, pero desde hace un buen tiempo ya que es un indicador de la propensión al riesgo de los inversores", comentó el especialista.

 

"Cuando se relajan y se ponen en modo risk on, vemos un dólar que se deprecia, acciones que suben, flujo que ingresa a emergentes, bonos tranquilos; en momentos de tensión se da lo opuesto: se sale de acciones en general, de activos emergentes y sus monedas, se compran bonos soberanos principales (bajan tasas) y, en última instancia, se posicionan en dólares", añadió.