Herramientas de inversión|19 de abril de 2021

Opciones financieras: Cubrite y especulá

Definición, propósito y mecanismos de las opciones en el mercado de capitales: otra forma de generar rentabilidades a partir de los movimientos de los activos financieros.

Por Nahuel Lozano

Trader de análisis técnico - Experto en el Mercado de Capitales del IAMC

 

Las opciones son instrumentos que brindan al comprador el derecho y al vendedor la obligación de realizar determinada transacción de un activo subyacente a un precio fijo y en una fecha pactada. Las opciones se encuentran catalogadas dentro de los denominados derivados financieros. Aunque son muy parecidas a los contratos de futuros, la diferencia radica en que mientras los Futuros y Forwards obligan a ambas partes, las opciones otorgan un derecho al comprador y una obligación al vendedor.

 

Así, el comprador de una opción paga la prima de la operación y adquiere el derecho, pero no la obligación, de realizar una transacción de compra (CALL) o de venta (PUT) de un activo subyacente determinado a  un precio fijo y un plazo pactado. La transacción se realiza en la fecha de vencimiento de la opción, pero el propietario tiene la posibilidad de colocar en el mercado la opción adquirida en cualquier momento. El vendedor, por su parte, cobra la prima pero queda obligado a vender (CALL) o comprar (PUT) el activo subyacente al precio y plazo fijados, siempre y cuando la contraparte ejerza su derecho a realizar la operación. El vendedor de una opción puede recomprar su opción en el mercado y librarse de dicha obligación.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, la ganancia de la posición vendedora es el valor que cobra por la prima a la hora de realizar la transacción. Si el comprador no ejerce su derecho a ejecutar la opción, el importe total de la prima constituirá el beneficio del vendedor y no se realizará ninguna transacción sobre el activo subyacente. Pero si el precio del activo subyacente va en contra del pronóstico del vendedor de la opción, la perdida puede llegar a ser ilimitada, ya que debe entregar el activo subyacente a un precio mucho menor, en el caso de un CALL, o debe adquirir el activo a un precio mayor en el caso de un PUT. 

 

En cuanto a la posición compradora, la ganancia podrá variar dependiendo de si se trata de una opción CALL o una opción PUT. En el caso de la opción CALL, cuanto más al alza se encuentre el activo subyacente en el mercado el día de su vencimiento, mayor será el beneficio. En caso que, en la fecha de vencimiento, el precio de ese activo sea inferior al precio pactado o precio base, el tenedor obtendrá una pérdida por el valor total de la prima. En el caso de la opción PUT es al revés, cuanto más a la baja esté el mercado el día de su vencimiento, mayor beneficio habrá para el tenedor de la opción. Pero si en la fecha de vencimiento el precio de mercado está por encima del precio de ejecución, el tenedor obtendrá una pérdida por el valor total de la prima.

 

De esta manera, se pueden obtener ganancias acertando con las previsiones acerca de las tendencias futuras del activo subyacente de la opción. Es una gran oportunidad para especuladores que quieran aprovechar situaciones en mercados bajistas y conseguir rentabilidades en ellos. Así mismo, los momentos de mayor volatilidad en los mercados son aquellos en los que más oportunidades, tanto al alza como a la baja, brinda el mercado bursátil pudiendo así ganar sumas importantes con las operaciones de opciones financieras. También son muy utilizadas para las operaciones con finalidad de cobertura. Por ejemplo, un inversor puede vender opciones CALL  o comprar opciones PUT de una de las acciones que tenga en cartera y así ganar dinero aunque el mercado sea bajista. 

 

A pesar de que parezcan instrumentos complejos, lo cierto es que también podemos ver opciones fuera de los mercados financieros mediante el siguiente escenario: Una persona está muy interesada en adquirir una propiedad valorada en USD 100.000.-, pero en este momento no dispone de esa cantidad de dinero, ya que tiene por cobrar la parte que le falta en 6 meses. El comprador puede llegar a un acuerdo con el propietario en el que se reserva la opción de comprar la casa a USD 100.000 dentro de 6 meses a cambio de una seña (prima). De esta manera los dos llegan a un acuerdo y el comprador adquiere el derecho, sin obligación, de comprar la vivienda al pasar los 6 meses, mientras que el vendedor tiene la obligación de vender si el interesado quiere ejercer su derecho a compra. Si pasados los 6 meses, la propiedad subió de precio, el comprador hará uso de su derecho ejerciendo la opción y el propietario deberá vender la vivienda a un precio menor de lo que se negocia en el mercado. Sin embargo, si el precio de la propiedad bajó pasados los 6 meses, el comprador no ejercerá su opción de compra porque puede conseguir otras viviendas a mejor precio en el mercado, lo que le causará una pérdida de la prima que entregó, que es el beneficio del propietario que no fue obligado a vender y cobró dinero por esa operación.

 

Otro aspecto importante a destacar es si la opción puede ser ejercida antes de la fecha de vencimiento o sobre el mismo día. Distinguiendo así dos tipos de opciones financieras según su ejercicio. Existen las opciones europeas, que sólo se pueden ejercer en la fecha de vencimiento pactado. Antes de esa fecha, pueden comprarse o venderse si existe un mercado donde se negocien. Por el contrario, las opciones americanas pueden ser ejercidas en cualquier momento entre el día de la compra de la opción y el día de vencimiento, inclusive, y al margen del mercado en el que se negocien. En el mercado BYMA, donde se negocian los contratos de opciones sobre activos financieros que cotizan en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires se utiliza el método americano, pudiendo ejercer la opción a comprar o vender antes del vencimiento del instrumento.

 

El precio de una opción está formado por dos variables o valores: una es el valor intrínseco y otra el valor extrínseco. El valor intrínseco es el valor real de la opción en el vencimiento del contrato. Este valor está definido por la diferencia entre el precio de la acción y la base. Es decir, que el valor intrínseco es independiente de la fecha de vencimiento, ya que depende únicamente del precio del subyacente y de la base de la opción. Por otra parte, el valor extrínseco es lo que resta de valor para completar el precio de la opción. Es la diferencia entre el precio de la opción y el valor intrínseco. El valor extrínseco se conoce igualmente como valor temporal, porque depende de la fecha de vencimiento, pero no sólo depende del tiempo. Hay otros factores como la volatilidad y el propio precio de la acción que afectan a dicho valor extrínseco. A mayor volatilidad y mayor fecha de vencimiento, el valor extrínseco crece. A modo de ejemplo, establezcamos que la opción CALL de base 100.00 (con vencimiento en junio) vale $ 7. Si el precio del subyacente es de $ 105, significa que el valor intrínseco de esta opción es $ 105 - $100 = $5. Por tanto, el valor extrínseco será $ 7 - $ 5 = $ 2. Esto quiere decir que el precio de $ 7 está compuesto por un valor intrínseco de $ 5 y un valor extrínseco de $ 2.