Herramientas de inversión|07 de mayo de 2021

Inversión activa vs inversión pasiva

Mientras que la inversión pasiva busca el mayor retorno posible con el menor esfuerzo, la estrategia activa tiene el objetivo de ganarle al mercado.

Por redacción

Recientemente, se dio a conocer que el fondo de inversión Ark Innovation de la gestora Cathie Wood acumula una caída del 33% desde máximos históricos mientras el S&P 500 subió cerca de un 7% en el mismo periodo. A raíz de este acontecimiento, muchos inversores se preguntan si conviene invertir de forma pasiva o de forma activa.

 

Qué es la inversión pasiva

En líneas generales, la inversión pasiva consiste en seguir el comportamiento de un determinado índice de referencia. Normalmente, al hablar de acciones, se suele considerar el S&P 500 ya que es el índice más representativo del mercado accionario mundial. Ya sea a través de un ETF (Exchange-Traded Fund), un fondo de inversión o un portafolio propio, el objetivo es que nuestro retorno dependa de la evolución del índice considerado como benchmark.

 

Entre las ventajas de esta estrategia se encuentra el hecho de que no requiere conocimientos muy avanzados y que es sumamente económico, ya que no hay que pagar comisiones por las reiteradas compraventas de activos. Según Warren Buffett, este método de inversión es recomendable para prácticamente todo el público inversor, ya que es más probable que gane dinero así que optando por escoger activos de manera individual.

 

Qué es la inversión activa

Por otra parte, existe la inversión activa, la cual se basa en comprar y vender activos, e incluso realizar estrategias con derivados financieros, para obtener un retorno superior al índice de referencia. A diferencia del método pasivo, en este caso se requieren ciertos conocimientos financieros y mucha gestión del riesgo para no perder demasiado dinero.

 

De todas formas, siempre se puede optar por invertir en un ETF de administración activa como el Ark Innovation, aunque la empresa gestora corre los mismos riesgos. A su vez, al no tratarse de un índice, no solo tiene el riesgo propio del mercado, sino el individual, el cual puede surgir por una mala decisión de inversión o por un error al momento de operar.

 

Inversión activa vs. inversión pasiva

Como dijo el Oráculo de Omaha, la mayoría de los inversores debería optar por la inversión pasiva a través del SPY, el índice del S&P 500. Siguiendo esta estrategia, el inversor pudo haber ganado un promedio de un 10% anual durante los últimos 20 años, una cifra que supera con creces a la inflación estadounidense.

 

Asimismo, si se busca un mayor retorno, se está dispuesto a asumir un mayor riesgo y se cuenta con las herramientas y conocimientos necesarios, la inversión activa tiene un mayor potencial.