¿Qué hacemos con los pesos? Cauciones y FCI Money Market

Ante una falta de confianza política y económica, y Estados Unidos que enfrenta una inflación en dólares, es momento de analizar otras opciones de inversión.

Por Fernando Villar

Asesor Financiero Wealth Management

 

Muchas veces sucede que una persona en relación de dependencia cobra el sueldo pero tiene muchos días hasta los vencimientos de las tarjetas de crédito y servicios o un comerciante cobra las ventas de sus bienes o servicios y recibe pesos que están comprometidos en el futuro por gastos.   

 

Esos pesos solo el hecho de dejarlos en la caja de ahorro no genera renta alguna y pierden valor cada día que pasa con lo que el mercado de capitales tiene diferentes opciones para recibir alguna renta.

 

Los plazos fijos por defecto son por  30 dias como minimo con lo que no sirve colocar los pesos que nos sobran momentáneamente ya que recuperaremos el dinero mucho después del momento que nosotros necesitamos utilizarlo.

 

En la bolsa las cauciones son préstamos a muy corto plazo (entre 1 y 120 días) garantizados por el Mercado de Valores. Existen dos partes involucradas en esta operación: el colocador y el tomador de la caución.  En este caso la persona que tiene el excedente de pesos es el colocador y decide prestarle el dinero a un tomador que necesita los pesos a un plazo determinado con un interés determinado que se negocia todos los días en el mercado.

 

Caucionar significa asegurar que se cumplirá lo pactado. La operación que ocurre al realizar una caución bursátil es un préstamo de nuestros ahorros a los mercados, de igual manera que al realizar un plazo fijo le estamos prestando nuestros ahorros al banco pero en este caso tenemos un vencimiento más corto y la inversión está garantizada por el mercado.

 

La segunda alternativa es colocar el dinero en fondos comunes de inversión money market que invierten principalmente en depósitos a Plazo Fijo y Cuentas Remuneradas que le otorgan un alto grado de liquidez y estabilidad en el retorno. Todos los fondos tienen la posibilidad de suscribirse y rescatarse total o parcialmente recuperando en dinero de manera inmediata o al día siguiente.  

 

El hecho de colocar nuestros excedentes de dinero en estos fondos desde la fecha que nos ingresan los pesos hasta que tenemos que pagar la tarjeta, las expensas o un crédito nos dará una rentabilidad que incrementa nuestro poder adquisitivo mensual.  

 

La dinámica radica en colocar el dinero lo antes posible apenas se lo recibió y rescatarlo el día anterior o el mismo día que uno tiene un compromiso que abonar.  Muchas veces a través de un FCI se puede colocar el total del dinero e ir rescatando exclusivamente lo que uno necesita dejando el resto del dinero colocado entregando rentabilidad.  En el caso de las cauciones se puede ir colocando diferentes montos a diferentes plazos según se necesite. 

 

Estas alternativas sirven solo para ganar una renta sobre dinero que ya tenemos comprometido en gastos, ahora si llegamos a tener ahorros hay alternativas de mediano-largo plazo que brindan mayores rentabilidades con instrumentos atados a la variación del dólar o de la inflación.