Inversión|02 de agosto de 2022

¿Qué formas hay para empezar a invertir?

Romper la inercia y animarse a empezar a invertir su dinero es uno de los pasos más difíciles que debe dar todo inversor.

Por Matías Daghero

Agente Asesor Global de Inversión, Presidente de @closingbelladv

 

Dicen que enfrentarse a una hoja en blanco es todo un desafío para cualquier escritor. Bueno, en el caso de un inversor el equivalente es tener ya el dinero ahorrado y definir cómo y en qué invertirlo.

 

Es que vivimos bombardeados de información sobre alternativas de inversión, sobre si el contexto actual es propicio o no para realizar inversiones. Pero lo que atemoriza a muchos es cómo llevarlo a la práctica.

 

No es para menos, se trata del destino que tendrá ese dinero que tanto te costó ganar y que te privás de gastarlo inmediatamente en búsqueda de tener un mayor capital en el futuro.

 

En el día de hoy quiero hablarte de las 3 formas que considero que existen para empezar a invertir.

 

 

 

Invertir sin conocimiento

La primera forma en la que lamentablemente mucha gente cae es la de invertir todos tus ahorros sin tener experiencia ni conocimiento alguno de lo que estás haciendo.

 

Este grupo de personas por lo general invierten en modas, en aquello que ven en las noticias/redes sociales o en lo que les contó un amigo/familiar que está teniendo muy buenos resultados.

 

Se caracterizan por no realizar una buena diversificación (en muchos casos comprando únicamente ese activo estrella recomendado o famoso) y comprar en precios máximos (que es por lo general cuando llega a los titulares).

 

Para el caso de los que quieran formar parte de este grupo, por favor olvídense de lo que venimos sosteniendo desde estas columnas respecto a que comprar solamente dólares no incrementará el poder adquisitivo en el tiempo. Seguí comprando nomás dólares que te va a ir mucho mejor que comprando aquello que desconocés.

 

Como dice Warren Buffet: “Nunca inviertas en algo que no entiendas”.

 

Formarte para poder invertir vos

Contra lo que algunos inescrupulosos te quieren hacer creer, las inversiones no son tan complejas como la física nuclear. Más aún en esta era donde el acceso a herramientas como los Fondos Comunes de Inversión y/o ETF´s te permiten acceder a portafolios diversificados desde capitales pequeños.

 

Sin embargo, es necesario contar con el conocimiento para poder seleccionar los instrumentos de inversión que mejor se adapten a tus objetivos y perfil de inversión. El poder diferenciar el nivel de riesgo de cada instrumento, el horizonte de tiempo, las perspectivas de retorno y volatilidad son aspectos que debés conocer de aquello en lo que vas a invertir.

 

Para esto es que muchos deciden formarse a través de libros y cursos. En lo personal, me han resultado de mucha utilidad libros en los que grandes inversores cuentan su experiencia (libros de Peter Lynch a la cabeza). En cuanto a los cursos hay que tener ciertos recaudos. Hay muchos dando vueltas y resulta difícil identificar cuál será realmente útil. Mi consejo aquí es que busques los cursos de aquellos que su actividad principal sea invertir o realizar asesoramiento en inversiones, no que simplemente se dediquen a dar cursos.

 

Buscar un asesor financiero

Hay muchos que dicen la frase “Nadie va a administrar tu dinero mejor que vos”. La realidad es que si yo tengo un problema del corazón prefiero buscar un cardiólogo.

 

Si no dispongo del tiempo para darle un seguimiento a mis inversiones o si mi tiempo me reditúa más dedicándome a la actividad para la cual me he formado, es muy aconsejable buscar a un asesor financiero para que se encargue de administrar tu dinero: Un profesional de tu confianza que vele por tus intereses y administre tu dinero mejor que vos.

 

En otros países, así como tenés a tu contador de confianza, tu abogado, escribano, psicólogo, productor de seguros, peluquero, etc. también tienen a su asesor financiero. Es un vínculo que se construye a lo largo de los años. Tengo clientes que han llegado a decirme que sé de sus finanzas más que su esposa o esposo.

 

Pero en el caso de que este último sea tu forma de empezar a invertir es muy importante que entiendas que delegar la administración de tus inversiones en un tercero no significa que debas desentenderte en un 100% de ellas. Por más confianza que le tengas a tu asesor hay algunas tareas que tenés que realizar.

La primera de ellas es, antes de empezar a invertir con él, verificar que se trate de un agente matriculado. La Comisión Nacional de Valores es la entidad que regula a los agentes de bolsa y lleva un registro de los agentes matriculados. Verificar que tu asesor esté allí es algo que te lleva no más de 2 minutos y que te da la seguridad de que contás con las protecciones del mercado de capitales (que los títulos permanecen a tu nombre, el retiro a través de cuentas espejo, entre otras).

 

Por otra parte, es muy importante que seas honesto a la hora de plantearle a tu asesor tu perfil de inversión ya que estas serán las indicaciones que le estás dando para que pueda identificar con su conocimiento profesional cuáles son las herramientas que mejor se adaptan a tus necesidades.

 

En próximas columnas te estaremos compartiendo una serie de tips a la hora de elegir tu asesor.