ChatGPT: Por qué NVIDIA se ha convertido una de las empresas favoritas | Dolarhoy.com
Empresas|24 de enero de 2023

ChatGPT: Por qué NVIDIA se ha convertido una de las empresas favoritas

La inteligencia artificial toma protagonismo en Wall Street y los inversores valoran cada vez más las empresa que trabajan con esta tecnología.

Por Francisco Cotti

 

ChatGPT de OpenAI es claramente la nueva tecnología que esta en boca de todos y plantea una nueva revolución, no sólo tecnológica sino que también cultural. Se trata de una nueva herramienta de inteligencia artificial que puede realizar una serie de tareas, desde imitar la escritura humana y desarrollar todo tipo de texto, hasta armar un código informático y corregirlo en tan sólo segundos.

 

A partir de esta nueva tendencia, los inversores se posicionan en activos que estén utilizando esta tecnología y puedan verse favorecidos de la nueva actualización. Uno de estos activos que cotizan en Wall Street es una empresa ya conocida en el mercado y se trata de NVIDIA. Las acciones del fabricante de chips han subido un 22% en las primeras tres semanas del año, colocándolo entre los de mejor desempeño en el índice S&P 500.

 

Cómo mencionamos, la razón es simple. Actualmente, Nvidia domina el mercado de chips gráficos diseñados para tareas informáticas complejas necesarias para potenciar las aplicaciones de IA. Cuanta más gente use ChatGPT, más poder de cómputo requiere su propietario OpenAI para generar respuestas a los millones de consultas recibidas diariamente.

 

Desde Citigroup estiman que el rápido crecimiento en el uso de ChatGPT podría resultar en un incremento de ventas para Nvidia en 8 mil millones en tan sólo un año, pasando de USD 3 mil millones a USD 11 mil millones en 2023. Atif Malik, analista del banco, reconoce que es difícil predecir estos números con una tecnología tan novedosa, pero señala que basó sus valores en las proyecciones de la cantidad de palabras generadas por ChatGPT y los ingresos por palabra de Nvidia.

 

“Creemos que Nvidia tiene en ChatGPT un impulsor de la demanda informática potencialmente significativo”, escribió Malik en una nota de investigación la semana pasada.

Por su parte, Bank of America asegura que Nvidia está a la vanguardia de las empresas que se beneficiarán del crecimiento de la llamada IA generativa. A su vez, Wells Fargo dijo que los próximos chips de Nvidia están bien posicionados para aprovechar las mayores necesidades informáticas que requieren los modelos de IA como ChatGPT.

 

Cómo toda tecnología disruptiva, es imposible predecir cuál será su resultado en los próximos meses, aunque son una gran cantidad de estudiantes y profesionales los que ya se ven beneficiados por esta innovación. Ya sea que ChatGPT resulte o no en mayores pedidos para Nvidia, Ivana Delevska, directora de inversiones de SPEAR Invest, cree que su éxito impulsará el desarrollo de más herramientas que requerirán una mayor potencia informática y, por lo tanto, más chips.

 

“La gente verá qué tan popular se ha vuelto y puede ver cómo este tipo de cosas va a ser un gran problema”, añadió Delevska, quien cuenta a Nvidia entre las principales participaciones de la empresa. “Eso podría significar más y más interés en este espacio, lo que conducirá a una tonelada más de inversión de todo tipo de empresas que quieran ponerse al día” concluyó la analista.

 

 

 

Invertir en Nvidia desde Argentina

Para aquellos interesados, desde Argentina se puede invertir en Nvidia de manera rápida y sencilla. Solo basta con abrir una cuenta comitente en una sociedad de bolsa regulada por la Comisión Nacional de Valores como lo es Bull Market Brokers, proceso gratuito que no llevará más de cinco minutos, y, tras depositar los fondos deseados, adquirir Cedears.

 

Los Cedears o Certificados de Depósito Argentinos son instrumentos que equivalen a comprar la acción subyacente que cotiza en el exterior (NASDAQ: NVDA), pero se pueden operar en pesos (BCBA: NVDA) y siguen la evolución del dólar CCL, por lo que permiten evadir el riesgo argentino y, a la vez, cubrirse de un eventual salto cambiario.