Gobierno|05 de agosto de 2022

Sergio Massa busca postergar vencimientos por USD15.000 millones

Aproximadamente un 60% está en manos de agencias del Estado y bancos públicos.

Por Francisco Cotti

 

Con el anuncio de Sergio Massa como Superministro, llega también un sinfin de preguntas sobre cual va a ser su estrategia para manejar una economía tan débil como la presente en argentina. Si bien ya realizó una serie de anuncios en cuanto a la acumulación de reservas, déficit fiscal y emisión monetaria, aún le quedan muchos puntos por cubrir.

 

Uno de estos desafíos es el de la deuda en pesos, donde Massa se encuentra bajo una gran presión debido a que cuenta con poca confianza de parte del mercado y la salida de Guzmán ha causado una salida de gran volumen liquidez de la curva CER.  Durante el mes de Agosto, el nuevo ministro buscará convencer a los tenedores de letras y bonos del Tesoro en pesos, para tener un buen roll over de la deuda en moneda local.

 

En concreto, tendrá unos USD 15.600 millones, que vencen dentro de los próximos 90 días y propone que posterguen sus aspiraciones de cobro hasta julio de 2023. Según señalo Massa, el 60% de la deuda se encuentra en manos de agencias del Estado y bancos públicos, por lo que ya tendría el visto bueno de esos deudores. 

 

Sin embargo, el 40% restante pertenece al privado y conlleva un desafío extra. El rubro constituido por bancos, fondos comunes de inversión, compañías de seguro y demás, considera que Massa deberá ofrecer algo mejor en cuanto a tasas y ancla, para que consideren la oferta. En cuanto a pesos, datos de la Secretaría de Finanzas indican que en agosto hay vencimientos por $546.992 millones; en septiembre por $1,07 billones y en octubre por otros $515.645 millones.

 

Un punto importante a tener en cuenta es que desde el mercado consideran que la relación entre el Tesoro y los bancos está dejando de ser tan buena como en el pasado. Esto se debe a la gran exposición que tienen en los titulos de deuda soberana y el hecho de que si el Estado llega a reperfilar los vencimientos, afectaría los balances de las entidades financieras.

 

La agencia de calificaciones crediticias, Moody’s, realizó un comunicado donde considera que las medidas anunciadas por Massa “son moderadamente positivas”. Aunque también advierte que “en vista de la elevada volatilidad política en el país, Moody’s espera un escaso apoyo general a las políticas de austeridad antes de las elecciones presidenciales de 2023, lo cual seguirá debilitando la capacidad del país de cumplir con las metas del FMI, especialmente en materia fiscal”.

 

Algo que genera temor en el mercado es que debido a los recientes conflictos políticos en la coalición gobernante, la dificultad por acumular reservas y una inflación creciente, ha generado que la demanda del mercado sea más exigente al requerir plazos más cortos de deuda y con una mayor tasa. Esto provoca que se acumulen vencimientos en el corto plazo y que la bola de nieve sea cada vez más rápida.