Oro|09 de agosto de 2021

Oro se desploma por el miedo a la estrategia de la Fed

El miedo a que la Fed acelera la retirada de estímulos desata una caída en el los precios del oro, que se hunde hasta los 1.740 dólares la onza.

Por Francisco Cotti

 

La economía de los Estados Unidos aceleró la creación de empleo en julio hasta un nivel que sorprendió al mercado, lo que incrementó el miedo a que la Reserva Federal comience a retirar sus estímulos monetarios antes de tiempo. El miedo y la incertidumbre son factores que generalmente ahuyentan a los inversores y provocan caídas, lo que en este caso no fue la excepción. 

 

El mercado del oro sufrió una fuerte bajada este fin de semana, lo que se tradujo en un desplome en los precios de diversas acciones vinculadas al metal. El temor fue lo que llevó los precios hasta los 1.740 dólares, aunque el metal logró recuperar parte de las caídas.

 

De esta forma, el oro se desplomó hasta mínimos de marzo y se acercó peligrosamente a sus niveles más bajos en un año.

 

Inversores, estímulos de la Fed y el oro

Los 943.000 puestos de trabajo que creó la economía de los Estados Unidos en julio quedaron muy por encima de los 870.000 que esperaba el mercado. 

Uno de los catalizadores que impulsó al oro por encima de los 1.800 dólares fue el programa de estímulos monetarios desplegado por el banco central estadounidense para hacer frente al Covid-19. Al incrementar notablemente la oferta de dólares, la divisa estadounidense perdió valor en términos relativos e impulsó a los inversores a refugiarse en el oro y otros activos de valor.

 

Pero el buen dato de empleo de julio, juntos con los continuos comentarios que se vienen escuchando de parte de miembros de la Fed, parecen haber cambiado la percepción del mercado. Así, el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Robert Kaplan, dijo que el banco debería comenzar a retirar los estímulos más pronto que tarde, y de manera gradual, lo que incrementó el miedo al también conocido como ‘tapering’.

 

¿Inversores ya no creen en el oro?

Desde siempre, existe un fenómeno conocido como aversión al riesgo. Este explica que ante épocas de incertidumbre, los inversores suelen volcar sus ahorros a activos de baja volatilidad y que le ofrezcan seguridad a lo largo del tiempo. El oro siempre fue considerado ese activo por naturaleza y así es como ante las crisis económicas, su rentabilidad aumentaba significativamente. Así es como en la crisis del 2008, el precio del oro aumento 160%, mientras las acciones se desplomaban. 

 

A diferencia del 2008, los inversores parecen no encontrar atractivo alguno en el metal. Con un rendimiento de apenas un 40% en el primer semestre del 2020, su beneficio fue superado ampliamente por la renta variable y luego de sus máximos en Agosto 2020, su precio posee una clara tendencia bajista.

 

 

 

Las expectativas de ajuste en la política monetaria desataron las ventas, que además se vieron aceleradas por la baja liquidez propia del mercado. En pocos minutos, la cotización del oro llegó a hundirse más de 60 dólares. La baja liquidez combinada con la gran cantidad de ‘stop loss’ que se activaron, se tradujo en un inicio de semana complicado.

 

“Es un poco pronto para asegurarlo pero este tipo de capitulación normalmente suele coincidir con una bajada significativa del mercado”, dijo John Feeny, gestor de la firma Guardian Vaults.

Para el metal precioso comienza así una semana complicada donde la volatilidad está a la orden del día, algo no muy común para inversores del activo que se utilizo como resguardo de valor por varias décadas. Algunos bancos de inversión, como Goldman Sachs, llegaron a pronosticar niveles de 2.000 dólares que ahora parecen muy lejanos.