Finanzas personales|08 de febrero de 2021

La importancia de diversificar tus inversiones

Al momento de invertir siempre se recomienda que se diversifique con distintos instrumentos, pero, ¿Por qué?

Por Esteban Darío Linares

Asesor Financiero. Agente Productor. Lic. en Administración de Empresas

 

Cuando era más chico y frecuentaba a la casa de mi abuela, ella siempre tenia un mandado para realizar. Como toda madre o abuela, necesitaba que la ayude con las compras diarias. Me preparaba una lista de insumos que necesitaba y me indicaba que tome dinero de un armario, de un jarrón o de su cartera.

 

En ese tiempo nunca entendía por qué mi abuela dejaba “tirado” el dinero en varios lados y no en un solo lugar hasta que un día, y solo de curioso, le pregunte.

 

Su respuesta fue: “para estar segura de que tendré dinero en algún sitio a pesar de que gaste un poco de este”.

 

Luego de unos años entendí que lo que hacía mi abuela (y lo sigue haciendo) era diversificar.

 

El concepto de diversificar, hablando en criollo, es no poner todos los huevos en una misma canasta porque, si se nos cae, nos quedaremos sin huevos.

 

Pasándolo a las finanzas, al momento de invertir siempre se recomienda que se diversifique con distintos instrumentos con el fin de que si alguno de ellos no rinde como se espera, podamos ponderar rendimientos con otro instrumento que sí este rindiendo.

 

Pero…¿De que forma se puede diversificar? Veamos:

 

  1. Diversificación con instrumentos distintos: Como dijimos, no es recomendable poner todo el dinero en un mismo instrumento (o todos los huevos en una canasta). Si tenemos acciones o CEDEAR´s en nuestra cartera (renta variable), podemos diversificar con activos de renta fija (más conservadores) como Cauciones bursátiles u Obligaciones negociables de empresas sólidas. Si queremos diversificar aún más, el instrumento por excelencia son los Fondos Comunes de Inversión por sus características.
  2. Diversificación con instrumentos iguales: En caso de tener una cartera comprendida 100% con un mismo instrumento (Obligaciones Negociables, CEDEAR´s, Acciones, etc.) podemos diversificar de la siguiente manera:
    • Diversificación sectorial: Por ejemplo, poseemos CEDEAR´s de Apple, Intel y Globant los cuales están comprendidos en el sector Tecnológico. Se puede diversificar la cartera comprando CEDEAR del sector de consumo básico (CocaCola, Walmart, P&G, entre otras) o en el sector financiero (Bank of America, Wells Fargo, American Express, etc.). Es importante entender que, generalmente, cuando hay algún tipo de crisis que afecta algún sector, todas las compañías que comprenden el mismo suelen oscilar de la misma manera, por eso la importancia de diversificar sectorialmente.
    • Diversificación por divisas: Una estrategia interesante es gestionar el riesgo mediante la diversificación por monedas. Muchas personas invierten en pesos argentinos y a la vez en dólares o bien, invierten en CEDEAR´s que está sujeto a las variaciones del dólar contado con liquidación (CCL) con el fin de estar cubierto de la devaluación del peso.
    • Diversificación en base a la volatilidad: Los inversores más expertos utilizan este método. La volatilidad se define como los movimientos bruscos de la cotización de un instrumento, por lo tanto, cuando menos bruscos sean los movimientos, menor será la volatilidad del instrumento. Cuando invertimos asumimos un riesgo el cual tiene dos vertientes:
      • Riesgo Sistemático, no diversificable o de mercado que depende del propio mercado en el cual el activo financiero cotiza y por lo tanto no se puede reducir. Un ejemplo de este tipo de riesgo es un terremoto de gran magnitud el cual no sabemos cuando ocurrirá por lo tanto no se puede prevenir.
      • Riesgo no sistemático, es el cual podemos reducir mediante la diversificación.

La beta (β) es una medida de riesgo sistemático que mide la volatilidad de un activo en comparación con la volatilidad del mercado, es decir, nos va a entregar el valor de rendimiento de un activo con respecto del mercado en función al riesgo que asumimos. Con esta información podremos administrar mejor la cartera de inversiones.

 

Por lo tanto, la diversificación es la mejor alternativa para lograr rentabilidades esperadas y poder reducir el riesgo de nuestra cartera.