Campo|19 de mayo de 2021

Campo: Crónica de un conflicto anunciado

Luego de que se conociera la noticia del cierre de las exportaciones de carne, el sector agropecuario sumó un nuevo golpe. ¿Cuáles fueron los otros conflictos?

Por Leandro Rampoldi

 

El conflicto de los últimos días entre el Campo y el Gobierno por el cierre de las exportaciones de carne se sumó a la serie de problemas que tuvo que afrontar el sector en los últimos tiempos. 

 

 

“Me preocupa mucho el aumento de los precios y vengo decidido a atacar ese tema. Me preocupa porque es inexplicable. Celebro que Argentina exporte carne, pero no que los argentinos paguen lo que pagan por la carne””, declaró el domingo pasado el presidente Alberto Fernández sobre el cierre de las exportaciones de carne. 

 

El Gobierno anunció el lunes pasado la decisión de suspender la exportación de carne durante 30 días, la cual tiene el objetivo de “estabilizar los precios en el mercado interno”, según explicaron. 

 

Como era de esperar, las principales entidades del agro salieron a rechazar la medida. Sin embargo, el conflicto que se abrió esta semana no es algo nuevo. Desde el pasado año el Gobierno viene poniendo diferentes trabas al Campo. ¿Cuáles fueron los otros conflictos? 

 

El paro en los puertos

La pelea de los últimos días entre el Campo y el Gobierno se sumó a los problemas que tuvo que afrontar el sector en los días previos a las fiestas de fin de año.

 

En ese entonces, las cámaras empresariales del sector y los gremios mantuvieron sin actividad a los principales puertos exportadores y aceiteras del país. La huelga, que mantuvo parada la industria durante 20 días, se inició el pasado 9 diciembre y finalizó luego de varios intentos fallidos de conciliación.

 

El fin de la medida de fuerza entre las cámaras y los aceiteros se dio en un momento en el que el precio internacional de la soja se ubicaba en valores históricos. Durante 2020, la commoditie subió casi un 40 por ciento y ya superó la barrera de los 500 dólares por tonelada en Chicago.

 

La inactividad del sector portuario y la problemática en la dinámica del Comercio Exterior que se generó por el paro mantuvo 173 barcos a la espera de cargar cerca de 4,7 millones de toneladas de granos, aceite y harina de soja, los cuales tenían más de 2.000 millones de dólares.

 

Límite en las exportaciones de maíz

El pasado 30 de diciembre el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca anunció a través de un comunicado suspender en forma temporaria las exportaciones de maíz. Según explicaron desde el Gobierno, la medida tenía por objetivo fortalecer el mercado interno y garantizar el abastecimiento del grano para los sectores que lo utilizan como materia prima en sus procesos de transformación.

 

Si bien la medida tuvo un fuerte rechazo entre diversas organizaciones del sector agropecuario, las principales entidades de la Mesa de Enlace -todas menos Coninagro, porque optó por no participar- anunciaron en aquel entonces el cese de actividades por 72 horas.

 

Finalmente, en un nuevo paso en falso del Gobierno en el conflicto con el Campo, el Ministerio retrocedió en la decisión de imponer un tope diario de exportaciones de maíz de 30 mil toneladas por día.

 

A partir de un acuerdo alcanzado con el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), el Gobierno reacomodó la restricción y sustituyó el límite de 30 mil toneladas diarias de exportación por un monitoreo del saldo exportable para llegar al empalme de cosecha sin tensiones, con el compromiso del sector privado.