Se viene suba del dólar blue por tirar toda la carne al asador

Es de esperar que la batería de medidas económicas que lanza el Gobierno estén acompañadas de un control sobre el dólar oficial, mientras el blue tendrá un salto porcentualmente mayor.

Por Yoel Freue

 

Es indudable que como efecto de los resultados electorales de las PASO, el Gobierno apunta a “tirar toda la carne al asador”, ya sea para revertir los resultados en noviembre, o para asegurar un buen resultado en las elecciones presidenciales, o en el mejor de los casos, para ambos.

 

No es una novedad la relación directa que existe entre los resultados de una elección para el oficialismo de turno, y la disponibilidad de dinero en el bolsillo de la gente. Dicho de otra manera, el Argentino promedio con dinero en su bolsillo, elige a quienes considera responsables de esta situación, es decir, al oficialismo.

 

Resulta interesante analizar la batería de medidas que se implementarán o se pondrán a discusión con la finalidad de favorecer la reactivación del consumo interno, entre las cuales están: los créditos a tasas sumamente convenientes, ya sea para grandes empresas como para Pymes y nuevos emprendedores, el aumento del piso del Impuesto a las Ganancias, y lo que implica un desafío mayor, el lograr que el salario equipare o le gane a la inflación.

 

Dentro del paquete de medidas, no podemos dejar de enumerar aquellas ligadas a la asistencia social. Un aumento en las asignaciones sociales (planes, IFE, etc) sin lugar a dudas tendrá un efecto directo en la reactivación del consumo interno, ya que quienes perciben ésta ayuda, en el cien por ciento de los casos, la vuelcan al consumo local.

 

Es de esperar que las medidas descriptas estén acompañadas de un control sobre el dólar oficial, con un aumento que no supere el 30% (en contraposición a los pronósticos establecidos), aunque se mantendrá la incertidumbre del dólar Blue, el cual seguramente tendrá un salto porcentualmente mayor al aumento del dólar oficial. Este hecho, sin embargo, no tendrá un impacto en gran parte de la población, que teniendo acceso al consumo y las necesidades básicas cubiertas, por las medidas mencionadas anteriormente, podrá transitar los próximos dos años en una calma apacible.

 

En cuanto a las Pymes y a los sectores dedicados a la importación de insumos básicos para la fabricación de productos de industria nacional, el atraso cambiario debería tener un impacto positivo y este impacto debería trasladarse a los productos, y por ende, al consumo. Las empresas que produzcan nuevos productos en Argentina y sustituyan importaciones, tendrán beneficios que no se han visto en otra época.

 

Finalmente es importante destacar el impacto que tendrá la apertura de las fronteras y el ingreso de divisas que genera el turismo. Con un tipo de cambio sumamente favorable, y un dólar Blue rozando la brecha del 90% de incremento respecto del dólar oficial, es de esperar que la Argentina, rica en diversidad cultural y diversidad natural, se convierta en el lugar elegido por los extranjeros para vacacionar.

 

En resumen, estamos frente a un momento clave para nuestra economía. En nosotros está el hacer que este momento logre una continuidad que supere los dos años de proyección, y se mantenga a largo plazo. En nosotros está, el aprovechar la situación de “tirar toda la carne al asador”.