Oro|18 de noviembre de 2021

Según Goldman Sachs, el oro recuperaría su el valor de $2.000 dólares en 2022

Analistas de la empresa creen que la incertidumbre del mercado puede ser el impulso que necesitaba.

Por redacción

 

No ha sido un buen año para el oro en el 2021. Con acciones dando rendimientos increíbles, la renta variable fue la opción más elegida por los inversores.

 

Sin embargo, los analistas de Goldman Sachs consideran que el precio del metal volverá a superar la barrera de los 2.000 dólares la onza a comienzos de 2022. Creen que la inflación creciente en Estados Unidos es el factor que necesitaba el oro para emprender de nuevo una subida que supere el rendimiento de 2021.

 

El oro parece haber recuperado su senda alcista durante las últimas semanas, y está registrando niveles de precios que no se alcanzaban desde hace cinco meses. En estos momentos, el precio del metal supera los $1.865 dólares la onza.

 

Durante una entrevista con la agencia financiera BloombergDamien Courvalin, analista del banco de inversión estadounidense Goldman Sachs, señalo que "la inflación es el factor determinante que va a impulsar el oro durante los próximos meses", y considera que "los inversores han descuidado sus posiciones en el metal precioso durante demasiado tiempo".

 

Según el analista, los inversores han dejado de ver al oro por demasiado tiempo y ni siquiera la amenaza de la inflación o el inicio del tapering cambió esta tendencia, ya que los mercados parecían asumir la tesis de la Reserva Federal estadounidense, que señalaba que se trataba solo de una subida temporal.

 

Pero las cosas pueden cambiar luego de la reciente publicación del último dato del IPC estadounidense, que sitúa la inflación en el punto más alto de los últimos 30 años y comienza a preocupar a los inversores, que temen que no se trate solo de un fenómeno pasajero.

 

“En casos como éste, tiene mucho más sentido incluir el oro en las carteras de inversión, como elemento de diversificación y protección frente a la inflación", señala el analista de Goldman Sachs.

Courvalin explicó durante la entrevista, que la inflación influye también en los tipos de interés, ya que determina los tipos reales, que a su vez influyen en los rendimientos de los bonos del tesoro, uno de los activos de poco riesgo que compiten con el commoditie.

 

¿Qué rol ocupan las criptomonedas?

Por último, el analista también habló de las criptomonedas, especialmente el bitcoin. Según Courvalin“el valor de las criptomonedas reside en su red, al igual que el valor del petróleo reside en ser consumido. El oro, como los diamantes o el arte, no lo tiene. Son activos puramente defensivos que pueden funcionar bien durante periodos de tiempo como el actual”.

 

La conexión entre el bitcoin y el oro se ha puesto de relieve en China, país que ha impuesto una estricta regulación sobre las criptomonedas, que ha acabado propiciando un aumento de la demanda de oro por parte de los inversores locales.

 

Según el analista, la principal ventaja del metal precioso sobre el bitcoin en la situación actual es que el oro constituye una protección mucho más barata frente a la inflación que la criptomoneda.

 

De cara al futuro cercano, las perspectivas de Goldman Sachs sobre el precio del oro son muy optimistas: “en nuestro escenario base, creemos que el oro subirá por encima de los 2.000 dólares, probablemente a principios del año que viene. Luego habrá que ver cómo se gestiona el riesgo inflacionario. Si la inflación sube, será el escenario adecuado para que el precio del oro suba más aún”, concluye Courvalin.