Petróleo|14 de febrero de 2022

La suba de precio del petróleo podría causar un grave shock inflacionario mundial

El crecimiento hasta los USD 100 por barril por primera vez desde el 2014 podría desestabilizar preocupantemente la economía global.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

El precio del petróleo no tiene límites. Desde el mínimo de diciembre de 2021 hasta la actualidad, el barril se revalorizó más de un 48% en dólares; desde abril de 2020, más de un 385%. Ante este escenario de crecimiento desenfrenado, los expertos temen que se pueda ocasionar un grave shock inflacionario internacional.

 

De acuerdo a las previsiones de Bloomberg, una suba del petróleo hasta los USD 100 por barril a finales de febrero podría causar un 0,5% más de inflación en Estados Unidos y Europa en la segunda mitad del año, por el retardo que existe entre la causa de la inflación y su efecto en la economía real.

 

A su vez, JP Morgan proyectó que un aumento de precio hasta los USD 150 detendría la expansión global y haría que la inflación creciera hasta más del 7%, más del triple de lo previsto por la mayoría de los responsables de la política monetaria.

 

En esta línea, Peter Hooper, exfuncionario de la Reserva Federal (Fed), destacó que "la crisis del petróleo alimenta lo que ahora es un problema de inflación más amplio". "Hay una posibilidad decente de una desaceleración significativa del crecimiento global", añadió.

 

Por su parte, Vivian Lau, vicepresidenta de Pacific Air Holdings, expresó que "el precio del petróleo es definitivamente una preocupación", y agregó que "el aumento está ocurriendo en un momento en que los precios del flete aéreo ya son muy altos".

 

Asimismo, Janet Henry y James Pomeroy, economistas en HSBC, explicaron: "Con la inflación actualmente en máximos de varias décadas y la incertidumbre en torno a la perspectiva de la inflación que ya no tiene precedentes, lo último que necesita la economía mundial en recuperación es otro tramo más alto en los precios de la energía".

 

En cuanto al crecimiento económico, Mark Zandi, economista jefe en Moody´s, por cada aumento de USD 10 del barril, se reduce 0,1% la expansión de la economía internacional al año siguiente.

 

De esta forma, queda en evidencia que el aumento del petróleo podría beneficiar a unos pocos que están apostando a su crecimiento, pero tendría consecuencias devastadoras en la economía real internacional.