Gobierno|22 de octubre de 2021

¿Cómo variaron la emisión e inflación desde que comenzó la pandemia?

Emisión e inflación, un matrimonio indisoluble. Revisamos cómo evolucionaron estas variables desde que comenzó la pandemia.

Por Simón Salas Seeber

 

Según informaron desde El Cronista, en el último mes, la Casa de la Moneda imprimió mayoritariamente billetes de $ 1000. En total, los horneros que salieron a la calle llegó a la suma de 53,7 millones desde mediados de septiembre, para alcanzar, al 15 de octubre, las 1238,2 millones de unidades.

 

Como dato curioso, agregan que por primera vez superaron en cantidad a los billetes de $ 500 y los billetes de $1000 ya representan un 18% del total en circulación. Los de $100, por su parte, son los que se emiten cada vez menos.

 

Luego de una derrota electoral, pareciera que el plan del Gobierno es insertar pesos en los bolsillos de la gente como herramienta que les permita dar vuelta los resultados obtenidos en las PASO.

 

El medio informó que "tras las elecciones PASO, imprimió en promedio unos 1,79 millones de billetes de $ 1000 por día. Supera así el promedio de los primeros ocho meses del año, en los que añadía casi un millón diarios, pero se mantiene por debajo del ritmo de junio y julio, meses en los que imprimió un total de 106,7 millones y 77,5 millones de unidades respectivamente".

 

El aumento de los billetes de $1.000 podría ser, paradójicamente, causa y consecuencia de la flagrante inflación actual.

 

Causa porque la inserción de billetes en la economía empuja al aumento de precios y disminuye el poder de compra de la moneda. Consecuencia ya que, debido a la inflación causada con la emisión previa, los billetes impresos deben ser de mayor denominación para seguirle el ritmo a las parabólicas subas.

 

Veamos cómo fueron cambiando las dos variables principales en este último tiempo.

 

Inflación

Argentina es el segundo país con mayor inflación de Latinoamérica, atrás de Venezuela. En 2020, nuestro país registró un 36,1% de inflación anual. 

 

Este año, al que aún le queda u tiempo, ya cuenta con mayor inflación que el pasado año. En septiembre, a variación mensual del IPC (Índice de Precios al Consumo) ha sido del 3,6%, de forma que la inflación acumulada en 2021 es del 37%.

 

Esto ubica a la tasa de variación anual del IPC en Argentina en septiembre de 2021 en un 52,5%.

 

Desde que llegó la pandemia y se intensificó la emisión monetaria -inicios del 2020- la inflación hoy acumula un estimado del 86,3%.

 

Base Monetaria

Según Estadísticas BCRA, la variación de la base monetaria en los últimos dos años fue del 127,78%. 

 

Para contextualizar la aceleración de la base monetaria en 2020, comparémoslo con el año anterior. En 2019, esta creció un 22%, mientras que en 2020 lo hizo en casi el triple: 62,18%.

 

En 2021, la base monetaria, que ya había crecido un 62,18%, se siguió incrementando; en estos casi 10 meses del año, aumentó un 39,2%. No hay que olvidar que ese porcentaje es sobre el aumento astronómico del año pasado, lo que genera la sensación de que nuestro país se está inundando de pesos.

 

Toda esa emisión ya se está viendo reflejada en los precios, aunque el impacto no sea de la noche a la mañana, la presión inflacionaria se respira en cada local del país.

 

Como reflexiona Daniel Lacalle, "la inflación es un impuesto sin legislación, como decía Milton Friedman. No existe la inflación "multicausal". Es mucho más dinero destinado al mismo número de bienes. Y el impuesto sobre la inflación está aumentando el tamaño del gobierno en la economía en ambos sentidos: a través del gasto deficitario masivo y erosionando el poder adquisitivo y los ahorros del sector privado a través de la degradación de la moneda".