El Rumor de la City|14 de junio de 2021

Qué hará Cristina Kirchner con el FMI

Por El enigmático de la Bolsa

 

Cristina manda a Massa a cerrar alguna clase de waiver a Estados Unidos, a cambio prometen un giro a la neutralidad en la política exterior. La estrategia Argentina fue radicalizarse rápidamente, ante la imposibilidad de cerrar un acuerdo con el FMI en abril, luego del fracaso de la gira de Guzmán en marzo en Estados Unidos y en abril en Europa. La estrategia fue radicalizarse para negociar luego una neutralidad con un acuerdo, aunque sea de palabra. Este fue el comentario en una charla de zoom realizada el viernes de un analista político reconocido con inversores institucionales locales y del exterior. Según él, y fuentes de cancillería, la estrategia es radicalizarse para negociar una neutralidad con sesgo americana, si hay un acuerdo. Pero en el mientras, tanto la diplomacia argentina y su brusco movimiento dejó secuelas en todo el paragua amistoso que había entre demócratas y republicanos con la actual administración argentina. La salida del Grupo de Lima, la votación contra Israel, el posicionamiento ante la ONU sobre Maduro, dejó secuelas que ahora Massa, como enviado "negociador", deberá sanear para avanzar con las negociaciones.

 

El acuerdo con el FMI no vendrá en junio, ni siquiera es probable en julio. El 30 de julio como fecha límite de acuerdo con el Club de París, tampoco es una fecha definitoria, es muy probable un waiver de hasta 6 meses sin penalidades, si hay voluntad política de los miembros, principalmente europeos y japoneses, algo que Alberto Fernández buscará finalmente el 28 de junio. 

Pero todo hoy se centra en el viaje de Massa a Estados Unidos que tiene un propósito primario, la foto de Alberto Fernández con Biden. Aunque eso no implique en el corto plazo un acuerdo con el FMI, sería un primer paso. 

 

Algo debe quedar en claro de la visita de Massa a Estados Unidos, por mas que él y su principal operador político en medios lo intentan posicionar como la "oposición dentro del oficialismo", dando a entender que hay una alianza en el gobierno donde una parte juega para Rusia y China y la otra para Estados Unidos, es un plan meramente político digitalizado por Cristina para acelerar un acuerdo con el FMI. 

 

Un fondo que entró en la reestructuración está pidiendo que los acreedores privados tengan un protagonismo determinante en las negociaciones de Argentina con el fondo, quieren también ellos certificar el plan propuesto para 2022 y la capacidad de repago de la deuda. Es que desde los fondos, que el 12 de julio cobrarán la primera renta de la deuda reestructurada, comenzó a circular el temor de que si Argentina no logra recomponer en la cantidad necesaria reservas, los repagos de deuda, principalmente a partir de 2024, podrían estar comprometidos y eso llevar a una nueva reestructuración, poniéndole un techo de 55 dólares a los bonos soberanos mas cortos. Los fondos buscan un relato amigable que permita un desarme masivo de deuda argentina luego de las elecciones, que ellos consideran que tendrá un resultado amigable para seguir desarmando Argentina a mejores precios.