Petróleo|16 de noviembre de 2021

El valor del petróleo llegó a su punto máximo, según la AIE

La agencia internacional sugiere que se viene un cambio de tendencia ante el aumento de producción de crudo detectado en EE UU.

Por redacción

 

En los últimos meses se estuvo viendo un rally alcista del precio del petróleo pocas veces visto, el cuál llevo a la materia prima de un precio negativo al inicio de la pandemia a un valor máximo de los últimos siete años.

 

Sin embargo, está empezando a desinflarse ante el aumento de la producción de crudo en Estados Unidos y otros lugares del mundo, según anunció hoy la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en su informe mensual.

 

Es verdad que el crecimiento de la demanda permanece fuerte, lo cual actúa como sostén de los precios, pero la producción también está creciendo rápidamente y los cambios observados en el mes de octubre en las reservas de petróleo sugieren que “la tendencia puede estar cambiando”, explica la AIE.

 

“Un alivio temporal para el rally de precios puede estar en el horizonte”, añade en su informe.

Este aviso de la agencia es un elemento clave para la economía mundial ante la escalada generalizada de la inflación, potenciada en gran medida por la suba en el precio de la energía. Las tasas de IPC en EE UU y Europa han alcanzado máximos que no se recordaban en casi tres décadas y han elevado la presión sobre la Reserva Federal (Fed) y el Banco Central Europeo (BCE) para acelerar la retirada de estímulos monetarios.

 

Estados unidos aumenta la producción

Estados Unidos ya había realizado el pedido de aumentar la producción del crudo en reiteradas ocasiones ante la OPEP, argumentando que parte de la suba de inflación podría contrarrestarse con un aumento de la oferta de esta materia prima.

 

El aumento de la producción de petróleo en EE UU es un factor decisivo en el cambio de tendencia que sugiere la AIE, al que ha contribuido la recuperación de la actividad en el Golfo de México tras el paso del huracán Ida. Aun así, la agencia también advierte de que la producción de crudo estadounidense no regresará a los niveles prepandemia hasta finales del 2022.

 

Mientras tanto, la OPEP ha descartado elevar la producción, junto a Rusia, y mantiene su plan de un regreso paulatino del bombeo hasta niveles previos a la pandemia, a pesar de las presiones para aumentar la producción con el fin de evitar que el encarecimiento de la energía sea un lastre para la recuperación.