Empresas|15 de octubre de 2021

YPF planea incrementar su producción de combustibles en Vaca Muerta

La empresa tiene planeado que para 2023 el 100% del crudo que procesa en sus refinerías sea propio. 

Por redacción

 

YPF espera para 2023,  que mediante extracción de petróleo no convencional de Vaca Muerta, el 100% del crudo que procesa en sus refinerías sea crudo propio. En la actualidad, aproximadamente un 20% de lo que procesa lo compra a otras empresas del rubro.

 

“Para 2023 deberíamos estar procesando al 100% de crudo propio. Quizás terminemos comprando algún crudo de terceros, pero también vamos a tener un saldo exportable de otras densidades. Por eso, en volumen deberíamos estar produciendo la cantidad equivalente a nuestra capacidad de refinación”, comentó Pablo Rizzo, gerente del Complejo Industrial La Plata.

 

La empresa petrolera argentina tiene un 53% de participación en el mercado local de combustibles y cree que el petróleo de Vaca Muerta es la clave para lograr el incremento en el crudo que produce y que luego refina. Por eso, la empresa emprendió una importante obra para adecuar las instalaciones de su refinería de la ciudad de La Plata para poder procesar el crudo no convencional. “A la larga, Vaca Muerta va a ser el principal productor”, indicó Rizzo.

 

Para ser más claros, por cada metro cúbico de nafta que elabora la compañía se producen 3 metros cúbicos de gasoil, que se destinan a la industria, el campo y el transporte. Cerca de cumplir los 100 años, la refinería de YPF ubicada en Complejo Industrial La Plata (CILP) está en funcionamiento desde 1925 y tiene una capacidad de procesamiento de 189.000 barriles que equivalen a 30.000 m3 diarios o 30 millones de litros.

 

El complejo industrial produce el 52% del combustible para la aviación, el 39% del gasoil y 31% de las naftas que se comercializan en todo el país. Desde allí se abastece a la Patagonia, provincia de Buenos Aires y Mesopotamia a través de buques, ductos y camiones.

 

Proceso de producción

En la refinería se recibe el crudo que proviene de los yacimientos patagónicos, el 55% es crudo de la cuenca neuquina y el 45% de la cuenca del Golfo San Jorge. A través de oleoductos también abastece a las refinerías de otras empresas (Axion en Campana y Raizen en Dock Sud). Como los crudos tienen distintas densidades no se mezclan dentro de los ductos.

 

El petróleo no convencional de Vaca Muerta, que cada vez tiene más participación en la producción de combustibles, tiene componentes menos pesados y se valoriza más por su rendimiento. Se estima que las obras para poder procesar mejor este crudo y que no se formen cuellos de botella estarán finalizadas para 2023 con una inversión de USD 130 millones.

 

Durante la producción, el crudo pasa por procesos de destilación, conversión, upgrading y blending. Y de acuerdo a eso se obtienen muchos productos diferentes: petroquímicos, lubricantes, naftas, JP1 (combustible para aviones), diesel, fueloil, asfalto, coke, entre otros. “Todo se aprovecha”, señalaron los responsables de la producción.

 

El petróleo no convencional, que cada vez tiene más participación en la producción de combustibles, tiene componentes menos pesados y se valoriza más por su rendimiento

“Es muy complejo llegar a un litro de combustible después de pasar por la destilación y todo el proceso productivo. Con la complejidad que han ido alcanzado los motores a través de los años ya no es como antes donde directamente el gasoil de una unidad de destilación se cargaba en un motor. Ahora por cuestiones ambientales y de funcionamiento de los motores implica que tengan que pasar por otras unidades para poder lograr un producto de mejor calidad y desempeño para el motor, con menos contenido de azufre y más propiedades”, explicó Rizzo.

 

“El crudo es una mezcla de productos que lo que uno busca al fraccionarlo y destilarlo es obtener las distintas fracciones: nafta, kerosene, gasoil. Hay una curva de destilación que arranca en 50ºC y llega a más de 500ºC para que el producto cambie de estado; mientras mas liviano es el producto, más bajo el punto de ebullición”, agregó el directivo.

 

“Las naftas que se obtienen luego van a dos dos unidades donde mediante un proceso de catalización se reacomodan las moléculas y se lograr un mejor octanaje que el que tienen originalmente o la obtención de productos petroquímicos”, sentenció.