Finanzas personales|14 de septiembre de 2021

¿Querés vivir sin trabajar? La Bolsa no es tu lugar

Muchos gurúes te ponen como objetivo para tus inversiones el vivir sin trabajar. Eso hace que mucha gente tenga expectativas poco realistas respecto al rol de las finanzas en tu vida. Hoy te cuento algunos de los mitos más comunes.

Por Matías Daghero

Agente Asesor Global de Inversión, Presidente de @closingbelladv

 

En las redes abundan videos con promesas para hacerse millonario de la noche a la mañana. Esquemas piramidales, cursos que prometen un método infalible para ganar dinero y dudosas garantías de rentabilidad asegurada. También suelen tentar a la gente con la ilusión de no trabajar más y vivir de sus inversiones.

 

Esto sumado a la poca educación financiera que existe en Argentina hace que muchas veces quienes empiezan a hacer inversiones en la bolsa piensen que se trata de algo mágico, que invirtiendo en bolsa se puede vivir sin trabajar. Hoy te voy a hablar de las formas en que esto podría ser posible.

 

Primero pensemos en quien quiere vivir de sus inversiones en la bolsa y dejar de trabajar. La realidad es que si no estás contento con tu trabajo o actividad, esto no lo va a resolver. Es algo de tu vida interna que va más allá de tus inversiones.

 

Pero incluso suponiendo que estés convencido de que vas a ser feliz sin trabajar, es muy difícil vivir de la Bolsa. Para eso necesitás un gran capital o asumir un riesgo enorme. Dejame que te lo muestre con un ejemplo.

 

Imaginemos que una persona que quisiera dejar de trabajar y llevar un estilo de vida de clase media. Porque digamos que, si no trabajás, está bien ser de clase media, no? Si pensás gastar aproximadamente USD 1.000 por mes, ¿Cuánto capital necesitarías?

 

Bueno, ya el hecho de haber dejado de trabajar y vivir exclusivamente de la Bolsa implica que no podés correr grandes riesgos porque dependés de esto para vivir. Con lo cual estamos hablando de un perfil conservador.

 

Para ese perfil, un rendimiento razonable sería un 4% anual, que es lo que se puede obtener con Obligaciones Negociables de empresas sólidas como Arcor, Tecpetrol o Vista. Invirtiendo USD 300.000 en esos instrumentos llegaríamos a obtener esos USD 12.000 anuales.

 

La mentira del trading

Claramente esa cifra que te acabo de mencionar no es poco capital. Y aun así tampoco te permite llevar el estilo de vida “soñado” por quienes tienen esta idea de dejar de trabajar, que suele incluir viajes y demás lujos. Por eso, a veces me pasa que vienen personas con un capital que es más que suficiente para empezar a invertir, como pueden ser por ejemplo USD 5.000, pero con la idea equivocada de que pueden vivir haciendo trading con ese capital. 

 

Acá hay mucha gente vendiendo cursos que instalaron esta idea de que es posible ganarte un “sueldo” haciendo trading con un capital muy reducido.

 

Un estudio de la Universidad de San Pablo demostró que es prácticamente imposible para las personas hacer daytrading para ganarse la vida, contrariamente a lo que afirman los vendedores de cursos.

Analizaron a personas que comenzaron a operar diariamente entre 2013 y 2015 en el mercado brasileño de futuros de acciones, el tercero en términos de volumen en el mundo. Encontraron que el 97% de todas las personas que persistieron durante más de 300 días perdieron dinero. Solo el 1,1% ganaba más que el salario mínimo brasileño y solo el 0,5% ganaba más que el salario inicial de un cajero bancario, todo con gran riesgo.

 

Te cuento esto para que no caigas en la trampa de creer que existe una estrategia milagrosa para ganar mucho dinero con poco capital sin asumir riesgos. Pensá que si realmente tuvieran esta receta, ¿estarían vendiendo cursos?

 

¿Y si invierto en ladrillos?

Vivir de rentas de inmuebles es también una de las aspiraciones de muchos argentinos. Como se suele decir, los ladrillos son tuyos y nadie te los va a quitar.

 

Actualmente esto es relativo en Argentina por los cambios de normativas de ley de alquileres e incluso algunos proyectos preocupantes que se van escuchando como impuestos a la vivienda ociosa o expropiaciones de inmuebles que no estén ocupados. En las inversiones un mantra muy conocido dice que, a mayor riesgo asumido, mayor es la rentabilidad esperada. Por eso, se trata de un riesgo muy alto para asumir dadas las bajísimas rentabilidades que tiene esta inversión hoy. No sorprende que muchos propietarios hayan decidido poner en venta sus propiedades, desplomando los precios. 

 

Según la consultora Reporte Inmobiliario, la rentabilidad neta actual de los alquileres es de 0,83% anual. Sí, leíste bien, eso es lo que se está ganando asumiendo un gran riesgo.

 

Pensando en vivir de rentas, necesitarías un capital de USD 1.445.783 para obtener USD 12.000 anuales. Mucho más que los USD 300.000 que hacían falta con una cartera de Obligaciones Negociables de empresas sólidas. Inviable como plan para dejar de trabajar.

 

 

 

Mi punto de vista

El trabajo dignifica a la persona y le da un sentido a la vida. Es el aporte que hacemos a la sociedad en que vivimos.

 

Pensando en buscar vivir de la Bolsa, más allá del capital necesario y riesgo que se asume en cada inversión, lo más importante es plantearse qué de tu trabajo o actividad no te está haciendo feliz e intentar cambiarlo.

 

En eso tus inversiones pueden ser un gran aliado para poder tener los fondos que te permitan “subsidiarte temporalmente” para hacer el cambio de vida que estás buscando y poder trabajar en aquello que te gusta.