Wall Street|13 de octubre de 2021

Shock bursátil y crisis energética: Lo que tenés que saber a la hora de invertir

El equipo de Research de Bull Market te trae el mejor análisis sobre lo que está pasando este mes en el mundo, para que conozcas mejor cómo invertir.

Por Research de Bull Market Brokers

 

Shock Bursátil

¿Qué tan probable es un crash bursátil durante octubre o primera quincena de noviembre? Desde finales de agosto la probabilidad de un crash se ha incrementado, principalmente por cuestiones estructurales al mercado, las valuaciones, la reducción del apalancamiento, la suba de la tasa a 10 años, pero también periféricas como la discusión del techo de la deuda en Estados Unidos, el riesgo de default, y sobre todo la crisis inmobiliaria en China que cada vez parece más estructural que coyuntural.

 

Este mix que podría ser de largo plazo aún el mercado no lo descontó, y la primera reacción podría ser un "FLASH CRASH" que provoque una caída de 7% 10% de manera muy rápida para luego estabilizarse. Esto podría ocurrir en las próximas 4 semanas, con un riesgo sustancialmente alto durante el vencimiento de opciones en Estados Unidos.

 

Pero el tema de la deuda americana no termina de aclararse. Si bien los legisladores lograron posponer al 4 de diciembre la fecha límite de un potencial default, dejando casi 6 semanas de negociaciones, los demócratas hacia adentro están rotos, y los republicanos están dispuesto a llevar al límite la situación financiera del Tesoro americano. Las chances de que luego de un FLASH CRASH con fuerte recupero de precios, terminemos en un mercado bajista de mediano plazo, se incrementaron sustancialmente. Diciembre podría ser más amargo de lo que históricamente suele ser.

 

Crisis Energética hemisferio Norte

La crisis de insumos básico para la generación de energía puede desencadenar en la previa al invierno un shock petrolero que lleve el crudo hasta los 100 dólares o incluso más alto. La pregunta es si están dadas las circunstancias, y esto depende fundamentalmente del clima. Todo está dado para un shock, pese a que los rusos activaron el uso de inventarios para enfriar los precios del gas en Europa. Creemos que no será suficiente para evitar un shock si una ola de frío se anticipa.

 

Hoy el mayor riesgo a la falta de gas es el contagio a carbón y uranio, y en menor medida petróleo.

 

El alto precio del carbón generado por el shock en el gas, pero también por cuestiones climáticas en China y la guerra diplomática de China con Australia, además de regulaciones ambientales que hicieron cerrar minas en China que eran periféricas, pero ayudaban a contener faltantes puntuales en el año, impactó principalmente en la producción de China de algunos commodities como hierro, aluminio y cobre, afectando la producción de autos en Asia y de otros bienes industriales. En pleno invierno boreal esto podría generar un cuello de botella si los americanos no logran amortiguar un potencial shock en el mercado de gas.

 

La primera medida que Biden tomará será el uso de entre 60 y 80 millones de barriles petroleros y potencialmente el cierre de las exportaciones de petróleo y gas, estos últimos no muy representativos de la producción total pero que podría contribuir amortiguar el shock en el corto plazo.

El clima es fundamental, y el NOAA espera un invierno más caliente de lo normal, esto podría evitar olas de fríos seguidas que impactaran en la oferta, pero aun así el frío vendrá y seguramente en oleaje. Algunos en el mercado alertan las posibles consecuencias ambientales, para bien entrado el invierno, de las erupciones volcánicas como las de la Isla LA PALMA con Cumbre Vieja. Es conocido el impacto del SO2 meses después en la estratosfera generando enfriamiento atmosférico y caídas abruptas en la temperatura, por el reflejo del sol que generan las partículas de SO2, generando una especie de "espejo" haciendo rebotar los rayos solares.

 

Esto, dicen algunos en el mercado, podría generar un invierno menos violento, pero más largo de lo esperado, y finalmente generar una crisis energética no en la previa invernal sino bien entrada la temporada.

 

Esto favorecerá principalmente a empresas petroleras de downstream como XOM, CVX, como CEDEARs, y localmente a empresas como YPF (de manera limitada porque como empresa más refinadora que extractora YPF necesitará trasladar este potencial shock a los precios de los combustibles, algo que el gobierno no permitirá.

 

De todas formas, el shock energético es algo que debe monitorearse porque una serie de activos del exterior y locales podrían verse muy favorecidos. Y no solo energéticos, sino que empresas de Hierro, afectadas por el shock inmobiliario chino, podrían tener repuntes si por la crisis energética se reduce la producción de hierro en Asia, tanto en China como en la India. En este caso favorecería a VALO, BHP y en menor medida TERNIUM.