Wall Street|20 de septiembre de 2022

Predijo correctamente la crisis del 2008 y ahora pronostica una devastadora recesión

Nouriel Roubini, apodado el "Dr. Doom", prevé una recesión "larga y fea" en Estados Unidos y todo el mundo a partir de finales de 2022.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

A pesar de que la inflación está perdiendo impulso alcista, ya que pasó del 9,1% interanual al 8,3% en agosto en Estados Unidos, lo cierto es que la Reserva Federal (Fed) y el resto de bancos centrales del mundo continúan empeñados en ajustar las políticas monetarias para erradicar este fenómeno por completo.

 

Como consecuencia de estos ajustes, caracterizados por fuertes subas de tasas de interés, muchos participantes de Wall Street predicen que el mundo entrará en recesión más temprano que tarde, y el pronóstico de uno de ellos es devastador.

 

Para Nouriel Roubini, apodado "Dr. Doom", quien predijo correctamente la crisis financiera subprime del 2008, Estados Unidos y el resto de economías podrían atravesar una recesión "larga y fea" que comenzaría a finales de este 2022 y duraría todo el 2023.

 

En respuesta, el veterano economista indicó que los mercados accionarios continuarán cayendo a un ritmo más fuerte, con el S&P 500 retrocediendo hasta un 30% en caso de recesión normal y cerca de un 40% si hay un "aterrizaje forzoso real".

 

Actualmente, la cotización es de 3.861 puntos, y la proyección supondría un índice de 2.700 puntos y 2.300 puntos, respectivamente, por lo que las acciones estarían casi en los mismo niveles alcanzados durante los mínimos de marzo de 2020, en plena pandemia.

 

Una vez que el mundo entre en recesión, Roubini no espera remedios de estímulo fiscal ya que los gobiernos con demasiada deuda se están "quedando sin balas fiscales". La alta inflación también significaría que "si aplica un estímulo fiscal, está sobrecalentando la demanda agregada".

 

Como resultado, Roubini ve una estanflación como en la década de 1970 y una enorme angustia por la deuda como en la crisis financiera mundial. "No va a ser una recesión corta y superficial, va a ser severa, larga y fea", sentenció.