Internacional|13 de junio de 2022

La OCDE mejoró su pronóstico de crecimiento para la Argentina

El organismo de cooperación internacional prevé que el país crezca un 3,6% pero también elevó su perspectiva de inflación durante 2022.

Por Agustín Dirienzo

 

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) mejoró sus proyecciones de crecimiento del PBI argentino pasando del 2,5%, pronosticado hace 6 meses, al 3,6% para todo 2022. A su vez, prevé una desaceleración de la economía para el año que viene hasta el 1,9%.

 

De esta manera, sigue la línea del Banco Mundial en la que informó mejores condiciones en 2022 que en 2023 para toda la región: El Banco Mundial mejoró su pronóstico de crecimiento para América Latina.

 

Al mismo tiempo, la OCDE sostiene que la inflación prevista para este año en Argentina será del 60,1%, empeorando su visión del 44% informada en diciembre 2021. No obstante, de acuerdo a las consultoras privadas y al relevamiento de expectativas del mercado informado por el propio BCRA (Banco Central de la República Argentina), la cifra alcanzaría el 72,6%.

 

A nivel mundial, el organismo espera que la alta inflación provoque serios problemas de crisis alimentaria en los países más pobres. “La inflación está reduciendo los ingresos y el gasto de los hogares, atacando especialmente a las economías más vulnerables, y las posibilidades de sufrir una crisis alimentaria son altas”, informa la OCDE. Pero también advirtió a los países más desarrollados en cuanto al aumento sostenido de los precios y su persistencia extendida por más tiempo de lo esperado. Recién para mediados de 2023 cuando las altas tasas de interés surtan efecto, se podrá vislumbrar mejoras en este sentido.  

 

Por otra parte, en cuanto a la expansión de la economía mundial, redujo su estimación del 4,5% al 3% para 2022, mientras que para el año que viene es aun más pesimista y prevé un crecimiento del 2,8%.

 

Para la Eurozona prevé un crecimiento del 2,6%, impulsado por Alemania y Francia, y para EE.UU estimó una expansión del 2,5%, inferior a la de su principal competidor, China, que de acuerdo al organismo crecerá un 4,4%. De acuerdo al informe de Perspectivas Económicas de la organización, la guerra entre Rusia y Ucrania detuvo la lenta recuperación de la pandemia de COVID-19, y direccionó el rumbo económico mundial a un camino de alta inflación, escasez de alimentos y energía.