Economía|08 de junio de 2021

Santiago Cafiero: Preocupa la escasez de Gas para el invierno

El Gobierno prevé pagar este año US$ 1.263 millones en la compra de gas a otros países. Un incremento del 74 % respecto al año anterior.

Por Facundo Velastiquí

 

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en su último informe al Senado, reconoció el problema que tiene el Gobierno para cubrir la demanda de gas. Cafiero sostuvo que realizaron la subasta prevista del Plan Gas y otra por volúmenes adicionales, "por el momento la demanda no se encuentra 100% abastecida con dichos volúmenes, teniendo que recurrir a otras fuentes de gas".

 

Por el faltante, el Gobierno prevé pagar este año US$ 1.263 millones en la compra de gas a otros países, un aumento del 74% respecto del año pasado justo cuando se busca cuidar las reservas y mantener a raya el déficit fiscal.

 

Desde el Instituto Argentino de la Energía (IAE) General Mosconi adjudican la escasez de gas a la desinversión en el sector. La oferta se redujo 10,2% interanual en abril y la demanda, 8,6%. Según el área encabezada por Martín Guzmán, hasta la fecha se adjudicaron 47 buques con gas natural licuado (GNL) procedentes principalmente de Estados Unidos y Qatar a un precio promedio de 7,38 dólares por BTU (la unidad de medida del gas) por un valor total aproximado de US$ 816 millones.

 

 

"En 2020 hubo una brutal caída de la actividad hidrocarburífera, la menor en 10 años. Si no invertís un año, te baja la producción el otro. La oferta es peor que la del año pasado y no solo hay más importaciones sino que la demanda va a ser mayor en invierno" - Jorge Lapeña, exsecretario de Energía y titular del IAE Mosconi.

 

 

Por otro lado CAMMESA, para abastecer la energía eléctrica, importó gasoil por US$ 134 millones. Se prevé otros acuerdos por US$ 187 millones para mayo y junio, en las próximas semanas otro por US$126 millones para fines de junio y julio, y se haría lo propio para julio, agosto y septiembre.

 

El monto total de las importaciones es muy superior a los US$ 659 millones desembolsados el año pasado, según datos de la secretaría de Energía. La cantidad de contratos también es mayor a los 31 buques licitados en 2020, cuando el precio promedio tocó el mínimo de US$ 2,87 por BTU por la crisis global a causa de la pandemia.

 

Por ese motivo, se está recurriendo a la compra de gas natural a Bolivia y de GNL a otros países, en ambos casos a través de IEASA (ex Enarsa), el organismo encargado de la comercialización de gas natural y las importaciones del combustible.