Ramiro Marra|17 de febrero de 2021

Administrá más de una fuente de ingresos

Entendamos por qué es fundamental y qué tipo de inversión podemos realizar para hacer la diferencia.

Por Ramiro Marra

 

“Nunca dependas de una sola fuente de ingresos, utilizá la inversión para generar una segunda fuente”, Warren Buffett. El número uno y un gran ejemplo para el Mercado bursátil nos regalaba esta frase tan cierta. Un hombre que se convirtió en uno de los más ricos del mundo haciendo lo que más nos gusta: invirtiendo. 

 

Es muy importante tener ingresos dobles y no depender de uno solo y Warren pone como opción las inversiones como segunda fuente. 

Tenemos dos maneras de hacer dinero: a través de la renta activa y de la renta pasiva. La renta activa sería por ejemplo nuestro trabajo como primer ingreso, ya sea en relación de dependencia o  freelance. Los ahorros que tomamos de ese primer ingreso, podemos invertirlos como plantea Warren y generar una segunda fuente. Pero, ¿Qué tipo de inversión podemos hacer? 

 

Por un lado, podemos invertir esos ahorros y ponerlos a trabajar de manera activa mediante un esfuerzo extra como poner un kiosco o revender algún producto.

 

Luego, podemos hablar de una renta pasiva. Sería colocar ese dinero de ahorros en el Mercado en alguna o algunas empresas y poder captar ganancias, ya sea a través de dividendos o intentando hacer una diferencia de precio porque el negocio crece.

 

De esta manera es cómo tienen que empezar a pensar su economía. No hay que gastar más de lo que tenemos, hay que organizarnos para ahorrar lo más que podamos para que ese dinero invertido trabaje y genere más ganancias. 

 

También podemos tomar una porción de nuestros ahorros para una renta activa y otra porción a la renta pasiva, diversificar es clave. Lo importante es no relajarnos teniendo una sola fuente de ingreso y tratar de repensar y generar más de una.