Herramientas de inversión|19 de febrero de 2021

Cómo ganar apostando a la baja de un activo

Por Gustavo Neffa

Director de Research for Traders

 

El inversor está preparado naturalmente para comprar algún activo y venderlo a un precio más alto, realizando una diferencia monetaria al realizar la ganancia. Si no lo vendió, es una ganancia sin realizar: a no contar los porotos antes de la cuenta, porque en los mercados las cosas cambian muy rápidamente. Significa adoptar una posición “long” o comprada.

 

Pero existe otra manera de hacer plata, y es la baja de un activo. Esto es muy común en el mercado de futuros, donde se operan los principales commodities o monedas (bonos e índices accionarios también), porque se operan bajo las mismas condiciones que si se adoptara una posición comprada de futuros. Pero no es tan evidente para las acciones, o cualquier activo de renta variable que tenga liquidez, es decir que tenga un mercado fluido y con un alto volumen de operaciones diarias.

 

Aquellos inversores que esperan o estiman que habrá una baja en los precios de una determinada acción, solicitan en préstamo las acciones a su broker o Banco a modo garantía y las venden, con el compromiso de que cuando bajen esas acciones, recompran la acción para reponer el préstamo. Como es un préstamo, está sujeto a una tasa de interés, y además está sujeto a determinada disponibilidad para poder operarlas.

 

Al ser un compromiso de recompra, en algún momento eso se termina dando. Lo que han estado experimentando los mercados en las últimas semanas tuvo mucho que ver con esta operatoria: la recompra de acciones vendidas en masa provocó el denominado “short squeeze” que hizo que muchas acciones tuvieran una inusitada suba, muchas de las cuales habían sido vendidas en descubierto o shorteadas en forma masiva.

 

Y fueron especialmente los inversores minoristas los que han logrado desestabilizar grandes fondos que estaban shorteados en esas acciones (hedge funds). Ya venía dándose una competencia muy fuerte entre los brokers online a punto tal de que muchas empresas de relevancia decidieron eliminar las comisiones de trading. Fue así como incrementaron su base de clientes.

 

El foco fue la acción de GameStop (GME), una pequeña empresa que cotiza en Nasdaq que venía registrando pérdidas operativas, lo que disparó un gran número de “ventas en corto”. Al 14 de enero había “en corto” más del doble de lo que la empresa tiene en Bolsa (el flotante), por lo que un grupo de operadores aprovechó la situación y compró las acciones a precios muy bajo, y ocurrió  el mencionado “short squeeze”.

 

El nuevo fenómeno bursátil tuvo su epicentro en Reddit, una red social con un grupo específico de inversores minoristas llamados “WallStreetBets” con 8,5 millones de usuarios destinados a opinar sobre los mercados. Los reguladores han estado emitiendo opiniones respecto a una posible confabulación de ese y otros grupos, pero lo cierto es que no fue uso de información privilegiada ni manipulación, sino sencillamente saber qué hacer con la información disponible.

 

Hay nuevos jugadores en el juego, y su estilo es distinto: ya las finanzas no son para un grupo exclusivo, ahora existen brokers sin comisión que atraen inversores más jóvenes que nunca antes habían invertido. Inversores minoristas con mucho dinero disponible le torcieron el brazo a las apuestas bajistas que ya habían realizado los hedge funds.

 

La reacción posterior de esas subas inusitadas ha sido un nuevo derrumbe en las cotizaciones de esas empresas, que venían afectadas desde hace muchos años. A tener mucho cuidado con esas acciones “shorteadas”, que no son para cualquier inversor minorista.