Mercado|01 de marzo de 2021

¿La Bolsa es una timba?

Por Alejo Sánchez

 

"La bolsa es como ir a un casino". A veces en la televisión o en las redes, se escucha hablar de "timba financiera" y algunas personas creen que invertir en la bolsa es similar a realizar apuestas en el casino o en el hipódromo. Por alguna razón, quizás cultural, esta idea está muy arraigada en los argentinos y no es raro que se diga esto. Y digo que no es raro, porque la falta de educación y cultura financiera es algo común en nuestra sociedad; si sabemos que menos del 2% de los argentinos invierte en la bolsa, denotando así, la falta de información y conocimiento que existe en materia de inversiones.

 

 

 

¿La Bolsa es realmente una timba? Hagamos un análisis más profundo

Veamos las probabilidades de ganar en el casino. Todos sabemos que es un juego de suma cero: gana el casino o ganamos nosotros. ¿Ahora pensemos, cuál es la frase más usada en el casino? “The house always wins” (“La casa siempre gana”). Por lo que ya nos damos una idea de como terminará la cosa. Analicemos el juego de la ruleta. Acá las probabilidades nunca estarán a nuestro favor, ya que aún efectuando la apuesta más conservadora (color rojo o negro) la presencia del cero hace que el casino tenga una opción más.

 

Por otra parte, por más que analicemos los resultados anteriores, eso no ayudará en la siguiente apuesta, ya que aunque haya salido 15 veces seguidas el negro, no nos dice nada acerca de que el próximo tiro será de ese mismo color. En cambio, si analizamos la inversión en la Bolsa podemos ver que hay varias diferencias. En primer lugar, no se trata de un juego de suma cero. Ambos lados de una transacción (el inversor que compra y el inversor que vende) pueden estar ganando. Por ejemplo, un inversor que compró una acción y ya tuvo una ganancia del 20% decide venderla porque necesita la plata mientras que el otro la compra y la acción continúa en alza.

 

Por otro lado, hay estudios que demuestran que las probabilidades de perder invirtiendo en el índice de la bolsa de Estados Unidos se reducen drásticamente mientras más años permanezcamos dentro de ella, reduciéndose a 0% cuando se trata de 15 años o más. Esto resulta lógico, ya que la tendencia de la economía mundial en el largo plazo es el crecimiento y las empresas son las que lo generan. 

 

Para sumar un poco más de datos, el índice S & P 500, que está compuesto por acciones de las 500 compañías más importante de USA, tiene una rentabilidad histórica del 9,5 % aproximadamente desde su inicio en 1926. Además, el largo plazo nos ahorra tener que predecir cuándo entrar o cuando salir, porque como pueden ver en el siguiente gráfico, perdernos 10 de los mejores días del índice nos puede hacer caer esa rentabilidad cerca de un 3% y perdernos 20 días hasta un 6%.

 

Todo lo contrario ocurre en el casino, ya que, como dijimos antes, la casa siempre gana. Y por más que una vez hayamos ganado, se sabe que cuanto más tiempo pasemos dentro, más crecen las probabilidades de que nos vayamos sin nada.

 

Como última diferencia, en la Bolsa si invertimos mil dólares en una acción y esta comienza a caer, podemos venderla y frenar esa pérdida. En el mundo de las apuestas, si apostamos mil a un caballo o a un número, si este no gana, nuestra apuesta se pierde por completo.

 

En conclusión, la Bolsa es una timba para el que no sabe lo que está haciendo. Comprar una acción simplemente porque está subiendo o porque alguien nos la recomendó, es como invertir en un negocio sin haberlo estudiado. Podemos tener suerte en algún momento, pero no es sostenible en el tiempo. Es necesario leer, informarse y asesorarse antes de realizar cualquier inversión, eso reducirá mucho la participación de variables relacionadas con la "suerte".