Por qué se viene un crecimiento en el Oro

Históricamente, luego de la crisis de 2008, y la consecuente implementación del “quantitative easing (QE)”, con su posterior impacto en las expectativas de inflación, generaron un “rally” en el precio de la onza desde niveles de USD 1.000 a niveles de USD1.900, así como del resto de los commodites.

Por Juan Ignacio Abuchdid

Economista. Presidente de Invertir en Bolsa

 

El Oro ha sido considerado a lo largo del tiempo como un refugio de valor por diversas razones. El principal motivo es su capacidad de preservar riqueza ante las variaciones en los precios de las distintas monedas producto de los accionares de los bancos centrales. Este punto, es central en escenarios como los actuales o bien los que se acontecieron durante los años 2008 y 2009, en los cuales las fuertes emisiones de dólares generadas por los bancos centrales para minorizar los efectos negativos que causaron en las economías, tanto la actual pandemia, como en su momento la crisis sub-prime.

 

La demanda de este metal, sigue siendo muy elevada, cuando observamos los balances de los diversos bancos centrales, o bien, del fondo monetario internacional, podemos ver que la ponderación del oro es aproximadamente 20%.

 

Al ser un recurso limitado, a diferencia de las diversas monedas, el oro no puede ser emitido, lo que lo transforma a su vez en un activo de hedge contra la inflación que genera el aumento de la oferta monetaria en distintos periodos de tiempo cuando los bancos centrales optan por políticas expansivas.

 

Actualmente, producto de la pandemia generada por el virus COVID-19 y su esparcimiento a lo largo del mundo, el actual QE, es sustancialmente más importante en términos nominales que el anterior, no obstante, el precio de la onza de oro, tímidamente recupero valores de 2012.

 

La duda que se plantea el Mercado, es si en los meses sucesivos veremos aún una mayor expansión de la base monetaria, o si bien comenzara un periodo de tapering.

 

El “Bloomberg USD start Up Barometer”, que mide los flujos de dinero entrantes a nuevos “start ups”, como así también los flujos salientes, muestra una disminución del 15% respecto del año anterior, lo que implica que aún la economía no está lista para una contracción monetaria ni mucho menos, como lo dejo claro la Reserva Federal en su ultimo comité, una suba de tasas.

 

Haciendo un análisis nominal, podemos ver que el stock de dólares desde el año 2012 (máximo del precio de la onza medido en dólares), el ritmo de crecimiento del stock de ORO se capitalizó aproximadamente a un ritmo del 2% anual, en tanto que la oferta de dinero lo hizo a un ritmo superior al 12% anual. 

 

En este escenario, lucen atractivos no solo el precio del oro, sino, además, el precio de las acciones de las empresas que se dedican a la exploración, extracción y venta del metal.

 

El actual costo promedio de extracción se estima en niveles de USD1.500. Tomando en cuenta que el oro en los últimos meses ha logrado superar estos niveles, aparentemente, de una manera sostenida, los “free cash Flow” de las mineras de oro comenzaron a ser positivos por segunda vez desde el año 1990, pero con una mayor agresividad en esta ocasión.