Mercado|19 de febrero de 2021

¿Qué sucede con el Oro?

El precio del metal llegó a caer un 3,40% en su peor momento de la semana y alcanzó su valor más bajo desde julio de 2020.

Por Ezequiel Riva Roure

 

Aunque el metal está registrando un rebote en la sesión del viernes, lo cierto es que desde su máximo histórico establecido en agosto del año pasado en el nivel de los 2075 dólares, el oro ha tenido una importante corrección a pesar del debilitamiento del dólar.

 

Durante el año pasado, el aumento de la emisión por parte de la Reserva Federal (Fed) y las ayudas gubernamentales han generado un impulso alcista en el metal amarillo, que llegó a revalorizarse un contundente 36,7% en dólares durante los primeros 8 meses del 2020.

 

Sin embargo, desde aquel pico,  el oro ha perdido casi un 14% de su valor a pesar de que las políticas de estímulo económico del gobierno estadounidense siguen vigentes y que el precio del dólar se mantiene débil a nivel global.

 

En estos momentos, la onza del metal se comercializa en los 1786 dólares, en lo que va del 2021, se ha depreciado un 5,65%.

 

Históricamente, el oro siempre fue visto por la comunidad inversora como un refugio de valor en las crisis económicas y sobre todo en los períodos de inflación. Por lo tanto, uno de los argumentos que podría explicar esta corrección en el metal puede ser las perspectivas económicas alentadoras en Estados Unidos y en gran parte de la economía global  para el 2021. Según el último reporte del Fondo Monetario Internacional (FMI) publicado a fines de enero, la actividad económica mundial crecería un 5,5% del PBI en este año.

 

En cuanto a la presión inflacionaria, que suele generar un impulso alcista en el oro en el largo plazo, todavía se encuentra contenida en los Estados Unidos, donde el (IPC) se situó en un 1,4% interanual en enero, 0,1 puntos porcentuales menos que lo previsto por los analistas.

 

Por su parte, el titular de la Reserva Federal, Jerome Powell, comentó que la inflación aún no representa un problema en la economía norteamericana.

 

"No espero un aumento grande ni sostenido en el corto plazo. La inflación ha sido mucho más baja y más estable durante las últimas tres décadas que en épocas anteriores", dijo Powell en un discurso ante el Economic Club de Nueva York.

 

A pesar de la complacencia del presidente de la Fed, un gran número de analistas sostienen que los últimos planes de estímulo del gobierno estadounidense, como los 900 mil millones de dólares que se aprobaron en el Congreso durante la administración de Trump en diciembre y los US$1,9 billones que tiene planeado inyectar en la economía la nueva gestión de Joe Biden, terminarán deteriorando aún más el valor de la divisa norteamericana y tarde o temprano, el oro se beneficiará de esas políticas expansivas.

 

Luego de la crisis financiera en octubre del 2008, cuando la Fed optó por inyectar miles de millones de dólares para reactivar la economía, en cuestión de tres años, la onza de oro pasó de los 707 dólares hasta los US$1920, lo que se traduce en una revalorización del 171%.  

 

Las acciones de Barrick Gold en su punto más bajo desde abril

Después de conocerse la salida de Warren Buffett de su posición dentro de la compañía canadiense, la minera registró un impulso bajista y actualmente se negocia en los 20,07 dólares por acción.

 

En agosto de 2020, cuando se confirmó que el fondo de inversión del magnate, Berkshire Hathaway (NYSE:BRK.A), había comprado títulos de la empresa, el precio de Barrick Gold (NYSE:GOLD) se disparó hasta los 31 dólares. No obstante, luego de unos meses, la firma de Buffett vendió sus títulos en pérdida.

 

En sintonía con el oro, el desempeño bursátil de la minera en el 2020 fue positivo, con una sólida apreciación de más del 22,53% en el año. Sin embargo, en los primeros meses del 2021,  registra una caída del 11,62%.