Mercado|24 de febrero de 2021

El Carry Trade menos pensado

¿Cómo nos conviene actuar ante las constantes bajas del dólar?

Por Sebastian Mel

Asesor BDI Consultora de Inversiones

 

La consistente baja de los dólares bursátiles de las últimas semanas abre la puerta a un interrogante que todo inversor debe hacerse: ¿Afecta mi situación esta baja? Y la respuesta obligada es afirmativa. Quienes invierten buscan obtener un beneficio arriesgando su capital, postergando consumo inmediato contra consumo futuro; pero la clave en este paradigma es determinar si el futuro ya llegó.

 

¿Llegó la hora de vender?

Al invertir en monedas con historia inflacionaria y devaluatoria, es consabido que la ganancia real se produce cuando el rendimiento de una posición supera esa tasa negativa que genera la depreciación sobre la misma. ¿Llegó ese momento?

 

Al apreciarse el tipo de cambio, aquellas tenencias que el inversor posea en pesos pasan automáticamente a valer más en dólares. Es decir, aquel inversor que con un dólar de $160 tenía en su poder $160.000, tenía U$1.000. Con una modificación del tipo de cambio a $150, esos mismo pesos, sin esfuerzo alguno, valen U$1.066. 

 


Ahora, si ese mismo inversor estuvo invertido en un instrumento que rindió positivamente en el transcurso de este proceso de apreciación cambiaria, obtuvo una ganancia aún mayor en moneda dura. Su rendimiento se multiplicó por la baja del dólar. Lo paradójico en esta ecuación es que un plazo fijo puede haberle rendido al inversor un 13% en dólares en sólo 2 meses. Ni hablar de aquellos que supieron capturar el rally del MERVAL de los meses de enero y febrero. 

 

 

Sin embargo, la contracara negativa de esta realidad, es que la inflación acumulada del primer bimestre del año se dispara en dólares, con lo cual parte de lo que ingresa por vía de inversiones, se va en pérdida de poder adquisitivo en moneda dura. Esta es siempre una variable a tener en cuenta, ya que en el largo plazo, lo que cuenta es superar el poder adquisitivo del capital a lo largo del tiempo.

 

¿Qué alternativas existen en este contexto?

Existen diversas estrategias para sacar provecho de esta situación, antes de que la situación saque provecho de nuestro dinero. Como primera medida, liquidar las tenencias positivas, evaluando el precio de entrada / cotización del dólar, para luego dividir el precio de salida / cotización del dólar. Idealmente, la operación se hará vía MEP o CCL, según el activo. Por otra parte, no es desaconsejable caucionar un monto determinado, dividiendo el mismo / cotización del dólar. Utilizar el monto para obtener billetes verdes vía MEP o CCL, según gusto del inversor, y esperar. El costo de esta operación será de un 3.5% mensual en pesos sobre el monto obtenido y es renovable por todo el tiempo que sea cómodo. Una vez sucedido lo inevitable, se liquida la divisa con la operación inversa y se guarda la diferencia. El costo mensual oficiará a modo de prima de seguro.

 

En conclusión, en las raras ocasiones en las que el mercado nos regala una apreciación cambiaria, es sano hacer una revisión de nuestras tenencias para determinar si una rentabilidad en dólares por demás generosa, en un período de tiempo extraordinariamente corto, no sería un interesante momento para una toma de ganancias. Los árboles no crecen hasta el cielo.