Herramientas de inversión|18 de febrero de 2021

La app del empoderamiento financiero

Felicity es la primera red social de finanzas exclusivas para mujeres. La aplicación, lanzada en diciembre pasado, educa y permite ordenar y gestionar la economía de las mujeres.

Por Leandro Rampoldi

 

Un informe del Banco Mundial estimó que más de 100 millones de mujeres no tienen acceso a una cuenta bancaria ni a educación financiera. Además, la entidad internacional determinó que el 51% de las mujeres tiene cuenta en un banco, el 12% ahorra y el 20% dispone de crédito.

 

Si bien en los últimos años las mujeres económicamente activas crecieron un 250%, hoy en día todavía siguen faltando herramientas para que las mujeres puedan tener un mayor y mejor acceso a la educación y los servicios financieros.

 

De esa necesidad nació en diciembre pasado Felicity, la primera red social de finanzas exclusivas para mujeres. La plataforma, que brinda soluciones para que las mujeres sean libres financieramente, cuanta con información sobre educación financiera, una comunidad propia y herramientas PMF (manejo de finanzas personales).

 

Sabrina Castelli, creadora de la aplicación y fundadora y CEO de Mujer Financiera, proyecto dedicado a la inclusión económica, dialogó con DólarHoy y comentó sobre el recibimiento de la app: “Es muy fuerte el feedback con las mujeres, cómo esto impacta en su vida, cómo pueden acceder a productos financieros gracias al ahorro, y ahora conocen herramientas de inversión”.

 

Castelli, quien se recibió como contadora y licencia en Administración con honores en la universidad de Buenos Aires, agregó sobre la actualidad y la llegada de la plataforma: “Es un momento muy positivo, hay muchas iniciativas que promueven la inclusión financiera de las mujeres y el acceso a la educación”.

 

En ese sentido, la creadora de la aplicación opinó sobre la inclusión financiera: “Se transforma en base fundamental para el empoderamiento económico de las mujeres porque les enseña a administrar su dinero, y eso les permite ahorrar, y una vez que eso sucede pueden empezar a invertir en educación, salud y alimentación”.

 

Además, sobre el contexto y el interés que se despertó en las mujeres durante la pandemia, Castelli aseguró: “Los trabajos que más se han perdido afectaron en su mayoría a las mujeres, los sectores de turismo, gastronomía, servicios para el hogar, entre otros. Esto hizo que sea muy fuerte la necesidad de aprender a manjar el dinero”.

 

Por otro lado, si bien avizoró un momento muy positivo, Castelli expresó que aún siguen faltando herramientas para que la mujer sea completamente libre financieramente. “La Industria Financiera no le habla directamente a la mujer, lo hace por igual a hombres y mujeres, pero está comprado que la mujer tiene una necesidad distinta en términos de finanzas”, explicó.

 

Y añadió: “Creo que hace falta, especialmente con el potencial que tiene los bancos, estrategias de comunicación que permitan acercar estos productos a las mujeres y entender sus necesidades. Nosotros lo hacemos, pero también hace falta que un montón de otras instituciones se involucren en esto”.

 

Las mujeres y el Mercado de Capitales

Cabe recordar que la Comisión Nacional de Valores (CNV) y el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad firmaron en diciembre pasado un convenio para aumentar la participación de las mujeres en el mercado de capitales.

 

La iniciativa de la CNV, que tiene por objetivo capacitar y elaborar estrategias que reduzcan las brechas de género, se suma a otras ya adoptadas por el organismo para producir una transformación cultural, además de encuestas en base a datos aún inexistes sobre la mujer en el mundo de las finanzas.

 

Según el último informe publicado por la CNV sobre “Género en los directorios de las empresas bajo el régimen de oferta pública”, en 2017 sólo el 10,4 por ciento de los cargos directivos de empresas estaban ocupados por mujeres y, si se analiza sólo las públicas, el dato se reduce al 7,8 por ciento (sólo 5 cargos de los 64 totales).

 

Por último, el estudio también afirmó que, del total de 236 directoras, sólo 7 (el 3,0 por ciento) ostentan el cargo de presidentas de los directorios de las compañías a las que pertenecen y 20 de ellas (8,5 por ciento) son vicepresidentas.