Herramientas de inversión|12 de febrero de 2021

Clasificando la Renta Fija

Los activos de renta fija otorgan a sus tenedores el derecho de percibir en fechas pre-establecidas un flujo futuro de fondos, que se compone de Amortización (devolución) del Capital invertido (también llamado “Principal”) e Intereses. Dicho flujo de fondos es lo que otorga valor a estos activos.

Por Facundo Medina Aimale

Asesor Financiero

 

Estos activos tienen como objetivo captar fondos por parte del Emisor para ser canalizados en proyectos de envergadura que no podrían ser financiados por Bancos, por lo que se atomizan a través de multiplicidad de inversores, que a su vez reciben un rendimiento a cambio de sus fondos.

Los instrumento de Renta Fija pueden ser de origen:

 

  1. PÚBLICO: Se les llama “BONOS”, y el emisor es un ente gubernamental.
    • Nación (bonos “Soberanos”)
    • Provincias (“Sub-Soberanos”) 
    • Municipios
    • Organismos internacionales (bonos “Supra-nacionales”), menos comunes, emitidos por el BID, FMI, etc.
  2. PRIVADO: Emitidos por empresas, los más comunes son las Obligaciones Negociables (ONs), aunque también se destacan los Cheques de Pago Diferido, entre otros.

Estos, según su fecha de vencimiento pueden considerarse de Corto Plazo, con vencimiento menor a 1 año, Mediano Plazo, a aquellos que vencen entre 1 y 10 años, o de Largo Plazo, con vencimiento mayor a 10 años.

 

Estos instrumentos, de acuerdo a cómo estructuran sus pagos, podemos clasificarlos en:

 

  • Cupón cero: Aquellos que tienen un único pago (compuesto de interés y capital) al vencimiento (al que también se le llama “a finish”). El interés está implícito en el capital devuelto, ya que se adquieren “a descuento”.

 

 

  • Bullet: Aquellos que mientras dure la vida del instrumento pagarán cupones de interés con cierta periodicidad, pero pagarán el capital íntegramente al vencimiento.

 

 

  • Programado o Amortizable: El capital se devuelve mediante pagos periódicos, junto con los intereses, que pueden ser mensuales, trimestrales, semestrales o anuales.

 

 

  • Perpetuo: Nunca devuelven el capital, y otorgan pagos de interés a perpetuidad.

 

 

En cuanto al pago de interés, éste puede ser un monto Fijo, cuando es un porcentaje predeterminado, o Variable cuando integra un componente indexado más un diferencial fijo expresado en porcentaje o en pbs (puntos básicos: 100 pbs es 1%). Algunos ejemplos que suelen usarse en los intereses variables son:

 

  • Tasa de inflación + %
  • Tipo de cambio + %
  • LIBOR (tasa de oferta interbancaria de Londres) + %
  • BADLAR (tasa encuesta de plazo fijo bancos privados) + %

En el Prospecto de Emisión se especifican los detalles técnicos (tasa de interés, fechas de pago, vencimiento, etc.) y legales (jurisdicción que regirá el activo).

 

Calificación crediticia

Cuanto menor solvencia tenga el emisor, y por ende mayor sea la probabilidad de que incumpla sus obligaciones de pago, mayor será el riesgo del activo, valorado en la “calificación crediticia” o “rating” que realizan las “Agencias de calificación de riesgos” como Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch Ratings, que tienen escalas similares. Obviamente, a mayor riesgo se debe compensar con mayores rentabilidades, haciéndose más atractivo para el inversor en cuanto a retornos.

 

De mayor a menor grado de seguridad, las calificaciones crediticias son:

 

Grado de inversión:

 

  • AAA: Es la mejor calificación. Los activos son de la mejor calidad. El incumplimiento de pago es muy improbable debido a que el emisor tiene una capacidad de pago sumamente alta.
  • AA: El emisor tiene una capacidad muy fuerte de devolución. Son activos seguros. Puede que no tanto como los “triple A” debido a que los márgenes de solvencia son un poco más ajustados, sin embargo los títulos tienen muy bajo riesgo.
  • A: La capacidad de devolución sigue siendo fuerte. Aunque podría empeorar en el futuro. Sin embargo los factores de seguridad son los adecuados actualmente, ya que el emisor sigue siendo solvente.
  • BBB: La seguridad es moderada, aunque se considera adecuada para la inversión todavía. Si las condiciones se presentan adversas podrían conducir a problemas de solvencia.

Grado de especulación

 

  • BB: A partir de esta calificación se consideran activos especulativos, ya que no son aptos para la inversión en sentido estricto. La seguridad de los activos es muy moderada, entrando en la frontera de baja seguridad.
  • B: La probabilidad de devolución es baja, ya que la capacidad de pago está en serio riesgo si las condiciones son adversas. Son emisores vulnerables.
  • CCC: El incumplimiento es probable, la amenaza está latente. La capacidad de pago está supeditada a que las condiciones económicas, financieras, de negocios, etc. sean favorables.
  • CC: Son altamente especulativos, con riesgo muy alto. Se incumplen los pagos con frecuencia.
  • C: Incumplimiento inminente.
  • DDD, DD y D: Se encuentran en incumplimiento actual, y el potencial de recuperación es posible, bajo o muy bajo, respectivamente.
Podemos ver que los instrumentos de renta fija nos permiten generarnos una renta con fechas conocidas, y que el riesgo y rentabilidad es a medida de lo que requiera cada inversor, sólo es necesario conocer el instrumento, contar con un Agente de Bolsa confiable, como Bull Market, y un Asesor Financiero experimentado.