Finanzas personales|06 de abril de 2021

Ganale a la inflación en tiempos de pandemia

Por Julián Gómez

Certified International Investment Analyst

 

La inflación es un tema más que recurrente en Argentina, ya que, a lo largo de la historia nuestro país, se vio envuelto en procesos inflacionarios e hiperinflacionarios en cuantiosas oportunidades. Si analizamos los datos de los últimos 75 años, podremos notar que durante gran parte de ese período (más del 80%) tuvimos años con inflación superior a los dos dígitos, e incluso con fases hiperinflacionarias (1959, 1975-1985, 1986-1991), cuando el incremento de los precios se mantuvo por encima del 90% anual.

 

¿Pero qué es la Inflación? Bueno para explicarlo de forma muy sencilla y a modo de definición, la Inflación es la suba sostenida de los precios de los bienes y servicios contenidos dentro de una canasta básica utilizada para su medición. Hay distintas formas para medirlo, en nuestro país esta tarea está reservada al “Instituto de Estadísicas y Censos” (INDEC) que depende del poder ejecutivo de la Nación. Su función es muy sensible ya que la institución es la encargada de producir las estadísticas oficiales, por lo tanto, las metodologías de cálculo deben ser internacionalmente consensuadas y no quedar libradas a la discrecionalidad de la Administración gubernamental con cierta intencionalidad para acomodar los resultados a necesidades propias de la gestión. Las estadísticas del INDEC son muy importantes no sólo para evaluar las gestiones sino también porque mucho de los indicadores son utilizados en particular para pagar títulos públicos como por ejemplo los Bonos atados al CER (coeficiente de estabilización de referencia) creado con el objetivo de ajustar por inflación.

 

 

La Inflación es la suba sostenida de los precios de los bienes y servicios contenidos dentro de una canasta básica utilizada para su medición.

 

Sin entrar en detalle en las causas de la Inflación ni tampoco en propuestas de solución que podemos adentrarnos en otro artículo, vamos a concentrarnos en el perjuicio que provoca la Inflación en nuestros Ahorros. Como hemos descripto en otras notas, el objetivo del Ahorro es suprimir consumo presente para realizarlo en el futuro, y de esta manera tener una acumulación mayor de poder de compra. Para que esto suceda, es más que importante que nuestros Ahorros tengan la capacidad de reservar el valor, eso significa que en el futuro, cuando lo destinemos al Consumo, no pierda el valor de cambio que tenía en el momento presente. A pesar de que parece un trabalenguas, lo importante es tener en claro que, si la moneda en la que ahorramos sufre devaluaciones, o visto de otra forma los precios de la economía suben medidos en esa moneda, estamos frente a un problema muy importante, ya que por más inteligencia y planificación financiera que hagamos, estaríamos cometiendo un error de cálculo. Por eso siempre es fundamental en la planificación tener en cuenta la variable Inflación, ya que es clave para lograr nuestros objetivos financieros.

 

Ahora la pregunta es, ¿Cómo ganarle a la inflación? Bueno, como hemos mencionado arriba, es inviable mantener pesos argentinos, por ejemplo, acumulados en una caja de seguridad, ya que en el futuro estos no tendrán la misma capacidad de compra que en el momento inicial. Por lo tanto, el común de la gente sabe que es preferible ahorrar en un activo que preserve su valor, como puede ser una moneda con mayor respaldo (es decir que no sufre sistemáticamente devaluaciones en la Economía, ejemplo el dólar); o bienes durables como por ejemplo el Oro, entre otros. Más allá de esto, a lo largo de la historia Argentina, se presentaron oportunidades de obtener altas tasas de rentabilidad en Pesos, lo que permitió tomar una ventaja frente al riesgo de devaluación al utilizar esta moneda en la actividad de Inversión. Ejemplo, hoy existen Bonos Nacionales que pagan un rendimiento (TIR – tasa interna de retorno) superior a las estimaciones de Inflación, es decir, si compráramos hoy este instrumento y lo mantuviéramos a su vencimiento. Claro está que para poder ganarle a la inflación hay que asumir ciertos riesgos, por ejemplo, en este caso uno de los principales sería que se incumplan los términos y que el Bono no se pague a vencimiento. Pero sin ir a esos ejemplos de alternativas en inversión en instrumentos que rindan por encima de la inflación, vamos a concentrarnos en la inversión típica que conocemos: “Comprar dólares para atesoramiento”. Cuando decimos atesoramiento significa sacarlo del “Sistema Financiero”, ya que comprendemos los riesgos y recordamos las diversas oportunidades dónde la caída del sistema perjudicó dramáticamente a los ahorristas. Para entender por qué esta inversión siempre está en la cabeza de todos, a continuación, vamos a comparar la evolución de la devaluación del peso frente al dólar respecto de la inflación en los últimos 10 años:

 

 


 

Por eso siempre es fundamental en la planificación tener en cuenta la variable Inflación, ya que es clave para lograr nuestros objetivos financieros.

 

Si realizamos el siguiente ejercicio: Consideramos como momento (0) el año 2010, y sin entrar en el tema de salarios (para un futuro artículo), tomamos un Ahorro inicial de Ars 10.000.

 

Buscamos encontrar la mejor alternativa de Inversión para ese Ahorro analizando:

 

  1. Comprar USD al TCN del 2010 y atesorarlos (TCN = tipo de cambio nominal)
  2. Invertir el Ahorro en la tasa de Plazo Fijo Anual y renovarlo sucesivamente al vencimiento

Si utilizamos la alternativa 1) tendríamos en el 2010 un Ahorro ~ U$S 2.628. Por lo tanto, a fines del 2020 es decir en Enero 2021 ese importe en USD equivaldría a ~ Ars 381.640. Con lo cual este escenario nos daría un rendimiento en Ars de ~ 3.716% (o llevándolo a una tasa anual ~ 372%).*

 

Ahora bien, si utilizamos la alternativa 2) tendríamos que invertir nuestro Ahorro a la tasa ofrecida y reinvertir el Capital más el interés sucesivamente hasta llegar al vencimiento para comparar. Realizando este ejercicio obtenemos que el total de Capital a Enero 2021 es tan sólo ~ Ars 86.295. Con lo cual este escenario nos daría un rendimiento en Ars de ~ 863% (o llevándolo a una tasa anual ~ 86%).*

 

*_Dividimos por la cantidad de años para simplificar los cálculos.

 

Claramente comparando los resultados, llegamos a la conclusión que la alternativa 1) fue muy superior. ¿Qué sucede si complementamos el análisis considerando los precios de los siguientes bienes y servicios en ese período?:

 

Nota: Se considera un precio promedio estándar de estos bienes y servicios

Si consideramos por un momento este consumo mensual: 4 cargas de combustible, 10 desayunos, 1 pago de servicio de Cable, Internet y Teléfono y 1 corte de Pelo, tendríamos un total de Ars 1.484 que representa un ~ 85% de nuestro Ahorro.

 

Ahora bien, si utilizamos esa canasta de consumo en el 2020 y realizamos el cálculo, el gasto total ascendería a Ars 19.600. Para equilibrar la situación y mantener el mismo porcentaje de Ahorro nuestro capital debería ascender a ~ Ars 132.000.

 

Por lo tanto, concluimos con este simple ejercicio (teniendo en cuenta el objetivo fundamental de preservar el valor de nuestros ahorros como umbral mínimo de exigencia), que una inversión en pesos Ars durante este período no hubiera sido efectiva para mantener el poder de compra de nuestros Ahorros ya que el total requerido hubiera sido muy superior a la rentabilidad obtenida. 

 

Por el contrario, si tuviéramos que optar por la opción 1) con el ahorro de USD convertidos al tipo de cambio actual tendríamos además de mayor capacidad de compra, mayor capacidad de Ahorro y por ende de Inversión.

 

Con este sencillo ejemplo y utilizando datos del mercado, vemos que claramente la opción 1) fue ganadora y es realmente superior a la inflación. Por lo tanto, Ahorrar en dólares es una alternativa sencilla y simple para aplicar en Argentina debido a las recurrentes devaluaciones. Es importante destacar que no siempre funcionó igual para todo marco temporal (especialmente si el horizonte de análisis es corto), como tampoco fue fácil comprar dólar billete en nuestro país en todo período. Para la próxima entrega vamos a estar detallando la forma de conseguir dólares en el Mercado que siempre fue una alternativa válida para este tipo de Inversión en momentos de Cepo cambiario.

 

Concluyendo y respondiendo a la pregunta central del artículo, debemos evaluar diferentes clases de inversión sin perder jamás de vista la rentabilidad necesaria para lograr el objetivo de poder de compra planificado. Con esto vimos que es importante siempre tener rentabilidad en activos que mantengan el valor en el tiempo y no atado a la constante devaluación o a su unidad de medida vinculada a la apreciación de los bienes y servicios. Por ese motivo actualmente existen muchas alternativas de Invertir en proyectos que estén vinculados directamente al dólar o mismo a criptomonedas que está muy vigente en estos tiempos. Para Finalizar lo más destacado es que utilicemos todas las variables necesarias para evaluar cuál es la mejor Inversión para nuestros Ahorros, siempre teniendo en cuenta el tema comentado en este artículo.

 

 

Debemos evaluar diferentes clases de inversión sin perder jamás de vista la rentabilidad necesaria para lograr el objetivo de poder de compra planificado.