Finanzas personales|16 de marzo de 2021

Alternativas para tus primeros pasos en la Bolsa

Por Julián Giovinazo

Asociado de BDI Consultora

 

Lo primero que debemos incorporar son los debidos conceptos de educación financiera, educación que nos va a ayudar a tomar mejores decisiones y tener una visión más amplia de lo que hacemos con nuestro dinero. Para poder invertir, primero vamos a tener que destinar parte de lo que tenemos como ingresos a trabajar para nosotros, como si fuera poner a girar una rueda a nuestro favor.

 

La mayoría de la gente en Argentina usa como inversión, y ya clásica, al plazo fijo. Ya de por sí el análisis del nivel de inflación versus tasas de interés que ofrecen refleja que el plazo fijo es una mala inversión. Desde agosto viene presentando rendimiento negativo. Significa que te da menos renta que el nivel de inflación, por tanto, aun invirtiendo el dinero se desvaloriza. Incluso usando el concepto del interés compuesto (otro de los útiles conceptos de educación financiera) a nuestro favor en este ejemplo, esto es, reinvirtiendo nuestras ganancias para multiplicarlas periodo a periodo del plazo fijo, tampoco lograríamos un rendimiento positivo contra los niveles de inflación. La realidad es que se puede dar un paso y adentrarse en un mundo gigante y apasionante que son las inversiones mediante la bolsa de valores.

 

Para empezar debes contar con una cuenta en un bróker, es decir en una sociedad de bolsa, donde llevarás a cabo todas las operaciones. Mucha gente todavía sigue utilizando sus cuentas de banco para operar algunos instrumentos, pero la realidad es que cambia mucho en cuanto a las comisiones que pagas y a las opciones de instrumentos de inversión que tenés. Una diferencia importante y que debemos mencionar es el tipo de renta que vamos a obtener que se divide en 2 grupos, la renta fija y la renta variable.

 

Los instrumentos de renta variable son aquellos en los cuales al momento de la inversión inicial se desconocen los fondos que se obtendrán a cambio, ya que dependerán de la evolución de la empresa, entre otros factores. Ejemplos de este tipo de renta son las acciones, y los cedears. Estos últimos, que se han convertido, y más en épocas de pandemia, en una de las alternativas preferidas del mercado. Son acciones de activos del exterior que cotizan en la bolsa local. Actualmente son muy utilizadas por ser un instrumento de dolarización indirecta y por la posibilidad que brindan de invertir en empresas líderes a nivel internacional. El año pasado operaron el triple de volumen que las acciones locales. Tienen sectores de los más variados para invertir, en consideración de cuál sea de tu interés. Incluso en la semana que pasó se presentaron 21 nuevos activos de este tipo.

 

Los instrumentos de renta fija son una inversión en la cual los términos y condiciones se conocen desde un comienzo. Es decir, al momento de adquirir, el inversor conoce las fechas en que le será devuelto el capital (pagos de amortización) y que interés le va a rendir (pagos de renta). Ejemplos de este tipo de renta son los bonos (títulos públicos), las obligaciones negociables (títulos privados, como un bono pero corporativo), las cauciones, - que son similares al plazo fijo para poder utilizar en un rango menor de días, por lo que te genera interés por cada día que pasa; entre otras alternativas. Por otro lado nombraremos a los fondos comunes de inversión que son carteras administradas por profesionales idóneos en el mercado y que invierten en una conjunción, o nó, de los diferentes instrumentos que hemos ido mencionando, por lo que puede ser de renta variable, de renta fija, o de renta mixta.

 

La realidad es que se puede dar un paso y adentrarse en un mundo gigante y apasionante que son las inversiones mediante la Bolsa de Valores.