Empresas|18 de febrero de 2021

Noticia negativa para la vacuna de Pfizer

Los resultados de un ensayo de laboratorio advierten que la mutación conocida como B.1.351 puede llegar a disminuir hasta dos tercios la cantidad de anticuerpos generados por la inyección que fabricó la farmacéutica estadounidense en conjunto con BioNtech.

Por Ezequiel Riva Roure

 

El estudio publicado el miércoles en el New England Journal of Medicine (NEJM), sugirió que la vacuna sigue siendo capaz de neutralizar al virus, no obstante, su efectividad sería sustancialmente menor en con la cepa de origen sudafricano, en comparación con el virus original y la variante británica.

 

Aunque la inyección de Pfizer (NYSE:PFE) y BioNtech pueda demostrar un declive en su desempeño contra la mutación,  como los laboratorios utilizan la tecnología de ARN mensajero (ARNm), tendrían la capacidad de desarrollar una versión actualizada de su vacuna si se considera necesario,  pero que deberá volver a pasar por todos los procesos de regulación antes de ser distribuida.

 

El anuncio por parte de ambas empresas se concretó luego de que el personal de las compañías participara de un ensayo clínico en conjunto con la Universidad de Texas (UTMB). En dicho estudio, se desarrolló un virus modificado que contenía las mismas mutaciones que se encuentran en la variante B.1.351.  Los investigadores probaron el patógeno modificado con sangre extraída de personas que habían recibido la vacuna y encontraron una reducción de dos tercios en el nivel de anticuerpos neutralizantes.

 

Por más que la inyección sea menos efectiva contra la variante sudafricana, los científicos de las compañías consideran que la vacuna seguiría evitando de forma considerable la enfermedad grave y la muerte, por lo que su distribución sería útil para evitar un colapso en los sistemas de salud de los países en los que predomine esta mutación.

 

En sintonía con los datos presentados por Pfizer y BioNtech, el laboratorio estadounidense Moderna Inc (NASDAQ:MRNA), publicó también un estudio en el NEJM en el que se divulgó un descenso de hasta seis veces en los niveles de anticuerpos que produce su inyección frente a la cepa de origen sudafricano.

 

La mutación sudafricana genera problemas a varios laboratorios

Dentro de todas las variantes de coronavirus que se han descubierto en los últimos meses, la B.1.351es una de las que más atención está llamando entre los laboratorios, principalmente debido a su resistencia superior a las vacunas.

 

En los primeros días de febrero, el ministro de Salud sudafricano, Zweli Mkhize, anunció que la nación suspenderá de forma temporal la distribución de la vacuna elaborada por AstraZeneca (NYSE:AZN), argumentando que la efectividad de esa inyección contra la cepa del país sería solo de un 10% para los casos leves y moderados. Un dato desalentador para las autoridades de la nación africana, que actualmente reportan que el 90% de los casos diarios de covid-19 del país corresponden a la variante que se descubrió en ese territorio.

 

Por otra parte, la dosis de la farmacéutica norteamericana, Johnson & Johnson (NYSE:JNJ) ha demostrado una efectividad superior que AstraZeneca, aunque solo haya sido de un 56%.

 

Una de las preocupaciones más importantes de las empresas del sector de la biotecnología es que a medida que el virus continúe mutando, sus vacunas pierdan vigencia y deban ser actualizadas.  Frente a esta posibilidad, el Ceo de Johnson & Johnson, Alex Gorsky, manifestó que es muy probable que la farmacéutica tenga que trabajar constantemente en actualizaciones para la vacuna y que “deba aplicarse de forma anual.