Empresas|18 de febrero de 2021

Acuerdo entre tecnológicas y automotrices

Los gigantes de Silicon Valley y las empresas de vehículos más relegadas buscan desde algún tiempo un lugar en el mercado de los autos eléctricos y autónomos.   

Por Leandro Rampoldi

 

El mundo se encuentra en un momento de cambio de paradigma.  La Industria Automotriz está evolucionando, y las ideas preestablecidas que se tenían sobre cómo se producen, utilizan y se relacionan los vehículos con los usuarios ya no son la mismas. De la mano de los gigantes tecnológicos como Goggle, Apple y Microsoft, la Industria Automotriz clásica -que históricamente fue el motor de la economía mundial- busca mutar, renovarse y hacerse un lugar más predominante en el mercado de los vehículos del futuro.

 


Es por eso que en el último tiempo los gigantes de tecnología y las empresas automotrices han firmado una serie de acuerdos estratégicos que podrían ponerlas en la carrera y amenazar el reinado de Tesla, compañía que acapara y domina desde hace varios años mercado de los autos eléctricos y autónomos. 

 


“Pareciera ser el paso natural en una Industria Automotriz que va a depender principalmente de lo que es el desarrollo o mejora de los vehículos eléctricos u otro tipo de tecnologías no contaminantes”, opina Axel Cardín, miembro el equipo de Bull Market Brokers en el área de Research, sobre los acuerdos de cooperación entre las compañías. 

 


Y agrega el especialista en relación a la decisión de los gigantes de Silicon Valley: “Siendo que son empresas de tecnología sin conocimiento dentro de la industria de los vehículos, creo han ido por el camino más lógico al unirse con otras automotrices importante que ya estaban en un proceso de evolución hacia los autos eléctricos y autónomos”. 

 


Por otro lado, el miembro de Bull Market afirma que, si bien se encuentran en un proceso de evolución y desarrollo, las empresas como General Motors, Ford y Hyundai, pero especialmente las estadounidenses, estaban muy rezagadas en la carrera de ese tipo de tecnología. 

 

 


“Esto es muy positivo para las automotrices porque son empresas que estaban quedando relegadas frente a otros competidores, y unirse con tecnológicas les va a permitir encontrar lo que necesitaban para volver a dominar el mercado futuro de autos”, argumenta Cardín respecto de las ganancias de las empresas de vehículos. 

 


Asimismo, el especialista explica que para las tecnológicas también se abre una rama muy importante para futuras utilidades. “Hay que tener en cuenta que la Industria Automotriz es enorme y si pueden sacar un pequeño porcentaje de su market share, esto puede generar un incremento importante en las ganancias”, pronostica Cardín. 

 


Microsoft y General Motors.


La empresa fundada por Bill Gates y la automotriz anunciaron su unión para trabajar en vehículos autónomos. Las empresas unirán su excelencia en ingeniería de software y hardware, capacidades de computación en la nube, conocimientos de fabricación y ecosistema de socios para transformar el transporte y crear un mundo más seguro, limpio y accesible. El gigante de informática, que buscará impulsar la división de conducción autónoma Cruise de General Motors, funcionará como inversor, socio e incluirá el uso de la tecnología de su nube Azure en los vehículos. De esta manera, Microsoft le permitirá a la automotriz lanzar al mercado 30 vehículos eléctricos para 2025.

 


“Los avances en la tecnología digital están redefiniendo todos los aspectos de nuestro trabajo y nuestra vida, incluida la forma en que movemos personas y bienes”, manifestó Satya Nadella, CEO de Microsoft, en referencia a los cambios de paradigma que se están viviendo a nivel mundial. Y agregó: "Como la nube preferida de Cruise y GM, aplicaremos el poder de Azure para ayudarlos a escalar y hacer que el transporte autónomo sea una corriente principal".

 

 

Google y Ford.


A principios de mes el buscador en línea y la histórica empresa de automóviles cerraron un acuerdo estratégico para la incorporación de un nuevo sistema de información y entretenimiento en la línea de automóviles estadounidense con una nueva oferta impulsada por Android. A diferencia de Apple, que estaría pensando en crear su propio vehículo eléctrico y autónomo, la unión entre ambas compañías buscaría que para 2023 todos los automóviles nuevos de la línea del óvalo cuenten con el sistema operativo Android y las aplicaciones y servicios de Google integrados.

 

 


"Aprovecharemos el talento y los activos de ambas empresas para ampliar los límites de la transformación de Ford, desbloquear experiencias personalizadas para el consumidor e impulsar oportunidades disruptivas basadas en datos", explicó David McClelland, vicepresidente de estrategia y asociaciones de Ford, en relación a la unión por 6 años con el gigante tecnológico. 

 

 

Según una estimación de Morgan Stanley, la nueva alianza de Ford con Google podría crear un flujo de ingresos de 9.000 millones de dólares anuales y generar 5.000 millones en ganancias para el fabricante de automóviles.

 


Apple y Hyundai.

 

Si bien desde la automotriz anunciaron semanas atrás que están en conversaciones con varias compañías para el desarrollo de autos autónomos y eléctricos, la empresa asiática no descartó del todo llegar a un acuerdo con el gigante tecnológico de la manzana. 

 


"Apple y Hyundai están en conversaciones, pero como está en una etapa temprana, no se ha decidido nada", informaron desde Hyundai en relación a dudas que surgieron sobre la posible unión de ambas compañías en un futuro.  Al igual que lo hizo hace algunos años con el lanzamiento del IPhone, Apple estaría buscando desde hace algunos años lanzar un modelo de automóvil repleto de innovadoras características que atraigan a la mayor cantidad posible de usuarios. 

 


"Los primeros Apple Cars no estarán diseñados para tener un conductor. Estos serán vehículos eléctricos autónomos diseñados para operar sin conductor y enfocados en la última milla", informó una fuente del medio BBC sobre cómo serán los primeros rodados de la compañía de la manzana.  Además, de confirmarse en algún tiempo la unión entre la tecnológica y la automotriz, la principal razón de Apple para cerrar el acuerdo con la empresa asiática sería que la primera tendría el control total del software y hardware del vehículo, lo que sería clave para mantener la producción dentro de Estados Unidos.